Oso pardo

Nombre científico: Ursus arctos
Oso pardo

El oso pardo es un animal impresionante por su tamaño, fuerza y poder. A pesar de su corpulencia es muy veloz, tanto o más que un caballo. Asesina, arrastra y levanta, sin mayor dificultad, a otros grandes y pesados animales como ganados y alces. Se le llama pardo, pero puede ser de otros colores. A continuación, otras curiosidades e información importante sobre esta especie.

¿Qué es?

Es conocido científicamente como Ursus Arctos, y pertenece a la familia Ursidae. Propio de Eurasia y Norteamérica, es un mamífero omnívoro que tiene dos subespecies principales: El oso Kodiak y el oso Grizzly. Con este último tiene una marcada semejanza.

Es uno de los osos más grandes que existe, y el que tiene mayor distribución geográfica en el mundo. En Europa es una de las especies más amenazadas.

¿Cuál es la taxonomía del oso pardo?

El oso pardo fue registrado en la tabla de clasificación taxonómica por Linnaeus en 1758. La información asignada es la siguiente:

¿Cuáles son sus características?

Los osos pardos poseen un rasgo particular, único, que los diferencia de los demás. Se trata de una giba ubicada por encima del hombro, formada de músculo que posiblemente le confiere mayor fuerza.

Son en su mayoría de color marrón, pero también los hay grises, dorados, negros, crema de dos colores y hasta rojizos. Tienen el pelaje espeso y compacto, el cual cambian anualmente; es más corto en verano que en invierno, cuando puede medir unos 12 cm de largo.

Parados firmes sobre el suelo alcanza hasta metro y medio de alto. Si están parados solo en dos patas la altura llega a unos 2.8 metros. El tamaño promedio del oso pardo oscila entre 1.5 a 2.5 metros y 300 kg aunque pueden alcanzar los 680 Kg. El dimorfismo sexual es muy evidente siendo la hembra un 30 % más pequeña que el macho.

La cola es bastante pequeña con tan solo 8 cm. Ostenta una cabeza grande de cráneo cóncavo y pesado. ​​Las orejas son pequeñas, semiredondas. Los ojos son pardos, la nariz ancha, larga con fosas desarrolladas y un portentoso olfato

Posee dientes afilados con caninos inferiores curvos, puntiagudos y molares aplanados, amplios. La combinación se todos le favorece su estilo de alimentación. De fornidas patas, con cinco dedos en los pies dotados de grandes garras curvadas. Son animales plantígrados.

¿Cómo es su comportamiento?

Son solitarios pero convergen en épocas de alimento abundante. Sus actividades son diurnas. Los osos viven en grandes extensiones de terreno separado de las osas que ocupan uno de menor tamaño. Solo se acercan en época de celos.

En algunos lugares, animales como el tigre u otros osos pueden embestir al oso pardo. Este a su vez somete a osos negros, osos polares, lobos grises, pumas. Sin embargo no son comunes sus enfrentamientos con otros depredadores. Es muy hábil para pescar, pero no para trepar arboles debido a las proporciones de su cuerpo y a las características de sus garras.

Suelen migrar hacia zonas donde encuentren suficiente provisiones de acuerdo con las épocas. Además buscan espacios extensos, pero que tengan una cobertura espesa que les sirva de albergue en el día. 

En invierno el oso pardo hiberna, desde octubre hasta diciembre. Previamente acondiciona su guarida aportándole bastante tierra y con vegetación próxima. Igualmente se somete a un tiempo de hiperfagia. Significa que ingieren grandes proporciones de comida con alto contenido de calorías.

Esto le va a permitir almacenar en los tejidos adiposos hasta el 75% de la energía obtenida, para pasar el periodo de letargia invernal. Comen diariamente unos 40 kilos de alimentos llegando a pesar el doble pero, al terminar la hibernación salen de su refugio con su peso normal. 

¿Qué come el oso pardo?

El oso pardo se alimenta de muchos tipos de comida. En la práctica son animales omnívoros aunque tenga la fama de ser voraces carnívoros. De hecho casi todas sus calorías provienen de vegetales como flores, fruta, semillas, grano, tubérculos, hierba tierna, hongos, musgo, bayas, raíces, nueces.

Entre las carnes consume pescado, insectos, gusanos, caracoles, babosas, escarabajos, hormigas, ranas, lagartijas, ciervos, topillos, musarañas, lirones, cabras de montaña, conejos, hasta pájaros y carroña. Si se le presenta la ocasión degusta sus menús preferidos, miel y salmón.

Es oportunista por eso aprovecha todo lo que este a su alcance. Su dentadura, por las características de las piezas, es apta para adquirir su alimentación, bien sean los vegetales o los animales.

¿Cuál es su hábitat?

El oso pardo puede vivir en una variedad de ecosistemas, porque han tenido la capacidad de adaptarse a sus características ambientales. De preferencia, se quedarían en las zonas forestales semiabiertas. Por esta razón forman parte de la fauna de los bosques del este, norte y centro de Europa y de los Pirineos.

Igualmente, en los sembradíos de coníferas de la taiga siberiana o escandinava y de los bosques caducifolios de la Cordillera Cantábrica. Además, pueden encontrarse en estuarios, praderas, tundras, montaña alta, praderas alpinas y zonas costeras.

También en lugares semidesiertos fríos, por lo que se ven en Gobi, Mongolia. En América abarcan desde Alaska hasta el norte de México. En la región del Himalaya y Siberia. En Asia, Marruecos, Argelia.

Los espacios escogidos están deshabitados o con poca presencia humana cerca, muchos plantados de abedules, pinos negros o silvestres y abetos. Son territorios muy extensos, hasta 1600 kilómetros cuadrados para el macho. El de la hembra bastante menor, máximo 225 kilómetros cuadrados.

Debido a esta diversidad de hábitats el oso pardo es uno de los mamíferos de mayor variabilidad en sus datos biométricos. Por ello su tamaño y peso difieren según el hábitat, clima y disponibilidad de alimento, entre otros factores.

Distribución del oso pardo

La distribución de esta especie es considerablemente amplia. Se extiende por todo el mundo, ocupando una importante porción del Hemisferio Norte. En principio estaba en toda Europa y Asia, en gran parte de Norteamérica y ciertas regiones de Oriente Próximo y del Magreb. También se han encontrado en el norte de África.

Entre los países se citan Estados Unidos, México, Canadá, Rusia, China, Rumania, Siberia, Escandinavia, el Cáucaso, Anatolia. Cabe destacar que el incremento de comunidades humanas redujo significativamente sus territorios originales. 

¿Cómo se reproduce?

La madurez sexual de los osos pardos es alcanzada entre los 4 y 6 años de edad. Entre los meses de mayo y julio ocurre el periodo de celo. El de la hembra dura de 10 a 30 días. Durante ese lapso desprenden un peculiar olor que es detectado por los machos quienes se pelean para ganar el derecho al apareamiento. Tanto el oso como la osa lo hacen con varias parejas.

En esta especie, ocurre la implantación diferida. El óvulo se mantiene suelto en el útero y se implanta, mientras la madre está en hibernación, después de 6 meses de ocurrida la copula.

La gestación real dura dos meses, luego en pleno invierno nace una camada de dos o tres crías, pudiendo ser más. Los oseznos nacen sin pelo, ciegos y pequeñitos, solo pesan de 340 a 680 gramos. Son amamantados hasta la primavera momento en que la madre sale de su madriguera. Luego alternan la lactancia con otros alimentos, hasta pasado el año.

El desarrollo de las crías es rápido alcanzando los 25 kilos al año de vida. Para el año y medio inician su vida solos. La crianza de los osos pardos es llevada a cabo solo por la hembra, el macho no apoya en la misma.

¿Cómo respira el oso pardo?

El oso pardo tiene una respiración pulmonar, todos los mamíferos respiran de esta forma. Los pulmones son los órganos principales de este proceso, en ellos ocurre el intercambio de gases.

El oso pardo inspira el oxígeno por la nariz o boca, el cual hace un recorrido por la faringe, laringe, tráquea, bronquios hasta llegar a los pulmones. Aquí están los alveolos, lugar específico en el cual sucede el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono.

¿Está en peligro de extinción?

Solo algunas poblaciones de oso pardos están en peligro de extinción. Depende del lugar dónde habiten y las amenazas presentes en dichos lugares que han ocasionado la reducción de los individuos.

En España, Italia y Francia, habitan las poblaciones europeas con mayor amenaza. Existen muchas otras zonas a nivel mundial donde no están expuestos a ningún peligro permitiéndoles disfrutar de su hábitat natural.

Entre los peligros que corren se destacan algunos causados por la naturaleza como el cambio climático. Pero hay muchos propiciados por la acción humana como la caza clandestina, la caza accidental, la persecución directa por parte del hombre. Igualmente, la destrucción y fragmentación del hábitat, dificultad en el intercambio genético, período reproductivo lento.

A pesar de las amenazas, el oso pardo tiene una gran fortaleza y pueden tener una larga vida. En libertad pueden alcanzar hasta 30 años, en cautiverio tienen posibilidad de sobrepasar los 50 años. Actualmente se están implementando medidas de protección para esta especie.

¿Cómo citar este artículo?

Castro, Laura. (2020). Oso pardo. Recuperado el 8 de septiembre del 2021, de Faqs.Zone: https://faqs.zone/oso-pardo/

WhatsappTwitterFacebook
  • Escrito por: Laura Castro
  • Categoría: Biología
Temas relacionados
Comadreja Jabalí
Gato montés Lince ibérico
Lobo ibérico Zorro rojo
Urogallo Nutria