Justo Sierra

Nombre completo: Justo Sierra Méndez
Justo Sierra » Biografía, pensamiento, aportaciones, enseñanzas, obras

Justo Sierra se conoció como el "Gran Maestro Positivista", a pesar de haber sido siempre un político liberal. Referente de la educación en México, fue también un humanista de la generación de jóvenes que batalló en la Revolución Mexicana.

¿Quién fue Justo Sierra?

Justo Sierra fue un notable periodista, diplomático, abogado y poeta nacido en México. Tuvo una marcada influencia en la historia de esa nación, desde las últimas décadas del siglo XIX hasta mediados del siglo XX. La redacción de obras de índole sociopolíticas sobre los gobiernos de Benito Juárez y Porfirio Díaz, le dieron gran relevancia. De hecho, fue considerado uno de los intelectuales más destacados de México. También fue un importante político que apoyó la causa liberal desde su adolescencia. 

¿Qué hizo?

Trabajó constantemente en pro de la educación. Una de sus acciones fue la promulgación de un proyecto de ley que estableció la obligatoriedad de la educación primaria. El mismo fue aceptado en el año 1881, y constituyó la base de una propuesta dirigida a crear la Universidad Nacional de México, consolidada en el año 1910.

En 1905, Justo Sierra instituyó los Jardines de Niños. Escribió crónicas, cuentos y versos en diversos periódicos. Durante el porfiriato, como se llamó a la dictadura de Porfirio Díaz, desempeñó varios puestos políticos, como el de Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes. En 1911, luego de destronarse al dictador, fungió como embajador en Madrid.

Biografía resumida de Justo Sierra

Justo Sierra llegó al mundo el 26 de enero de 1848, en México, específicamente en el puerto de Campeche, estado de Campeche. Su padre fue Justo Sierra O’Reilly, afamado novelista creador de la codificación mexicana, y su madre Concepción Méndez Echazarreta.

Inició estudios en el Liceo Científico y Comercial de Mérida. Al morir su padre, a la edad de 13 años, se fue a ciudad de México, donde prosiguió su educación en el Liceo franco-mexicano, y en el Colegio de San Ildefonso. Desde entonces manifestaba sus pensamientos liberales, siendo muy cuestionado por ello.

Destacó por ser un buen estudiante, acreedor de varios reconocimientos y galardones. Durante su formación reflejó gran interés por las letras, y en 1868 comenzó a publicar varios de sus escritos. Pero no se conformó con ello. Impartiendo la cátedra de Historia, en la Escuela Nacional Preparatoria, dio inicio a una prolífera labor como docente. Y en 1871 culminó su doctorado en Derecho.

De su vida personal se puede decir, que en 1874 se unió en matrimonio con Luz Mayora Carpio, con quien procreó siete hijos. Tuvo la oportunidad de residir en Europa y Estados Unidos, por un prolongado tiempo, pero regresó a México en 1901. Al retornar laboró como Subsecretario de Instrucción Pública.

Falleció el 13 de septiembre de 1912 en uno de sus largos viajes a Madrid, donde ejercía el cargo de Embajador. Su sepelio se efectuó con los honores correspondientes.

A los cien años de su natalicio, fue proclamado Maestro de América por la Universidad.

Contexto histórico

Para el año de su nacimiento, 1848, en México ocurría una fuerte insurrección indígena. Fueron años de una intensa lucha social, denominada guerra de castas, y de enfrentamientos políticos entre liberales y conservadores, por el dominio político y económico de la nación.

Se vivían días complicados porque recientemente, entre los años 1846-1848, el ejército de Norteamérica había invadido a México. Durante su formación académica hubo dictaduras, guerras civiles e intrusión de Estados Unidos. Quienes tenían ideas liberales rechazaban el estilo tradicionalista, y apoyaban al Presidente indígena Benito Juárez.

Con la injerencia francesa entre los años 1861 y 1867, se estableció el Imperio de Maximiliano. Pero gracias a la asidua pelea de los republicanos, fue derribado y fusilado, restituyéndose la República. Posteriormente Juárez fue reelecto como presidente, hasta el año 1872, fecha de su muerte. Éste fue admirado por Sierra como símbolo de la autenticidad del pueblo mexicano e inspiró uno de sus libros.

Por otra parte, en esta etapa del S XIX, la ideología filosófica estaba regida por el paradigma positivista promulgado por Augusto Comte y Herbert Spencer. A México llegó gracias al filósofo Gabino Barreda quien, luego de la Victoria del movimiento de Reforma de las ideas liberales, formuló un proyecto positivista para el gobierno de México. La consigna era: Libertad, orden y progreso.

Sierra coincidía con Barreda en que la educación era fundamental para la transformación y participó en el grupo de humanistas positivistas, que pasó a ser un grupo político. Para ese momento era el director del periódico La Libertad.

¿Cuáles son sus características más destacadas?

Justo Sierra era un humanista, intelectual, con un romanticismo que plasmaba en sus poesías, cuentos, prosas y versos. Fue un excelente orador y brillante narrador, que sabía llegar al sentimiento de las personas. 

Su personalidad no parecía la de un literato, sino la de un historiador. Poseía un profundo conocimiento de la historia nacional, que lo condujo a revaluar el pasado y establecer panoramas diferentes para su nación. Era un gran visionario, y soñaba con un nuevo orden social, sin el yugo de ningún dictador.

Practicante de la justicia y la libertad, cuestionó duramente la forma anárquica asumida por personalidades después de la revolución emancipadora. También fue un gran luchador, cualidad que le permitió ser uno de los forjadores del México moderno.

¿Cuál era el pensamiento de Justo Sierra?

Era un hombre liberal y ampliamente preparado. No obstante, tenía un pensamiento particular poco comprensible para la época. Consideraba que la dictadura podía ser un sistema de gobierno plausible, siempre y cuando se implementara adecuadamente.

A pesar de haber prestado sus servicios durante el régimen del militar Porfirio Díaz, jamás lo lisonjeó ni estuvo completamente de acuerdo con sus políticas, por no corresponderse a sus creencias.

Él exponía la idea de una dictadura ilustrada, un concepto proveniente de la Europa del siglo XVIII, que hace referencia a un sistema político con un mandatario con poder absoluto de decisión. Pero que se fundamente en la razón y que le conceda importancia a la educación de la patria.

En este sentido, siempre destacó por sus pensamientos positivistas de libertad, orden y progreso, que forjó en la educación de la nación durante el Porfiriato. Para él, la labor educativa era el medio idóneo para lograr la integración nacional.

¿Cuáles fueron sus principales aportaciones?

Las principales aportaciones de Justo Sierra están relacionadas con la educación.

¿Cuáles fueron sus enseñanzas?

Con sus escritos y discursos, Justo Sierra obtuvo grandes logros:

Todas sus ideas educativas, de por sí, constituyen una valiosa enseñanza porque impulsan en los jóvenes la interiorización de los conceptos de libertad, orden y progreso. Esta toma de conciencia permite reflexionar sobre una nueva forma de revolución política y social, conducente al progreso de la sociedad y su modernización en el mundo contemporáneo.

¿Cuáles fueron sus frases más importantes?

¿Cuáles fueron las obras más destacadas de Justo Sierra?

Entre las interesantes obras de Justo Sierra se encuentran:

¿Cómo citar este artículo?

Del Valle, Numiralda. (2021). Justo Sierra. Recuperado el 6 de agosto del 2022, de Faqs.Zone: https://faqs.zone/justo-sierra/

WhatsappTwitterFacebook
  • Escrito por: Numiralda Del Valle
  • Categoría: Filosofía
Temas relacionados
Thomas Hobbes Friedrich Nietzsche
Nicolás Maquiavelo Erasmo de Rotterdam
Montesquieu Tomás Moro
Sigmund Freud Aristóteles