Alfabeto latino

Tipo: Alfabeto bicameral
Alfabeto latino

El alfabeto latino es uno de los más grandes logros del pueblo romano, el sistema de escritura o abecedario más utilizado en el mundo. Basado en el antiguo alfabeto griego, el latino rompió las barreras para desarrollarse en 66 idiomas vivos. Concretamente en países de Europa, Asia, África, América y el Océano Pacífico. Está compuesto por 26 letras. Se le añaden o restan signos de acuerdo al idioma en uso. Los alfabetos derivados del latino tienen clasificaciones alfabéticas diferentes.

¿Qué es el alfabeto latino?

El alfabeto latino es el sistema de escritura o abecedario más utilizado en el mundo. Es hablado por más de 2500 millones de personas, en países de Europa, América, Asia, África y el Océano Pacífico.

Fue creado en el siglo VII antes de Cristo. Se deriva de una variante occidental del antiguo alfabeto griego, específicamente del alfabeto etrusco. Se conoce también como alfabeto romano o abecedario romano.

Desde su creación y por su uso en más de 60 idiomas, el alfabeto latino ha sido objeto de ligaduras y otras modificaciones. Ha perdido y ganado letras, signos diacríticos y clasificaciones alfabéticas.

¿Cuál es su origen?

El alfabeto latino tiene su origen en el alfabeto etrusco. La civilización etrusca dominó la península itálica entre los siglos VIII y V a.C. Forjó su alfabeto a partir de la versión occidental del antiguo griego, adaptación Eubea utilizada en Cumas, primera colonia griega instaurada al sur de Italia.

Los latinos, pueblos itálicos de estirpe indoeuropea radicados en el Latium, parte meridional del actual Lacio, estaban separados de los etruscos por el río Tíber. A partir del período monárquico los pueblos latinos, junto a los volscos, ecuos, ausonios y hérnicos, fueron conquistados progresivamente por los romanos.

La fusión de los pueblos y regiones dio lugar a la aparición de numerosos alfabetos itálicos. La mayor parte de ellos de base etrusca, por ser el pueblo más desarrollado. Los latinos, en específico, adoptaron 21 de las 26 letras etruscas originales y crearon el alfabeto hoy conocido en cinco continentes.

Historia del alfabeto latino

Los pueblos latinos crearon su alfabeto a partir del etrusco, este último basado en el alfabeto griego arcaico, y desde mucho antes, en el fenicio. El alfabeto latino surgió en la región de Lazio, Italia central, en el siglo VII a.C. Se expandió a la par del Imperio Romano y fue conocido en toda Europa a través de la cristianización. Luego se empleó en cada parte del mundo donde se instaló una colonia europea.

El alfabeto latino arcaico heredó 21 letras y usanzas del alfabeto etrusco; los etruscos elegían la consonante según la vocal. Dio además diferentes valores y usos a una misma letra, la V –por ejemplo- era utilizada para la vocal U y la consonante W. En ocasiones esto provocaba ambigüedad. Para entonces se escribía de derecha a izquierda.

Durante el período clásico de la Antigua Roma, el alfabeto latino presentó cambios. Introdujo la nueva letra G y la K fue etiquetada como innecesaria, aunque se siguió utilizando. En el siglo I a.C. adoptó las letras griegas Y y Z, la Y como vocal y la Z como consonante africada.

En la Edad Media se añadió la J, considerada originalmente una variante de la I no silábica. También la U y la W, para distinguirlas de la V. Además, con el desarrollo de la grafía cursiva surgió la escritura uncial y la escritura minúscula. Hasta entonces el alfabeto latino comprendía sólo letras mayúsculas y estas se seguirían utilizando para las inscripciones formales y para destacar textos. 

El alfabeto latino adquirió importancia con la expansión de Roma, era ampliamente hablado en la parte oeste del Imperio. Con el cristianismo se extendió a los pueblos del norte de Europa y desde allí al resto de los continentes.

¿Para qué sirve?

En comparación con el árabe, el cirílico y otros alfabetos, el latino es un sistema de escritura sencillo y versátil. Permite añadir trazos, crear letras derivadas y expresar fonemas de idiomas diferentes. Se creó para comunicar el verbo de los pueblos latinos, en Italia, y hoy es utilizado para conectar a miles de millones de personas en el orbe.

Primero, la expansión del Imperio romano, la evangelización y la colonización española. Luego, el desarrollo de la informática y el Internet, han contribuido a la expansión y preponderancia del alfabeto latino. Éste y todos los alfabetos que se utilizan en la actualidad están recogidos en el ordenador, cada signo definido por un código, fácilmente aprehensible.

¿Cuáles son sus características?

El abecedario latino está compuesto por 26 letras: A, B, C, D, E, F, G, H, I, J, K, L, M, N, O, P, Q, R, S, T, U, V, W, X, Y, Z. Éstas pueden o no aparecer completas, o aumentadas, según el idioma en uso. Contiene cinco fonemas vocálicos: a, e, i, o, u. Más uno adicional proveniente del griego: y.

Algunas lenguas agregan al abecedario latino letras especiales y ligaduras para representar sus fonemas, entre ellas: æ, þ, ŋ, œ, ǝ, ɛ, ɣ, ĸ, ſ, ß y ƿ. Utilizan además dígrafos (combinaciones de letras) y añaden signos diacríticos a las letras básicas.

Algunos signos grabados no son considerados letras independientes en el alfabeto. Tal es el caso de la ch y ll, antes aceptadas como letras independientes en el español, hoy reconocidas oficialmente como dígrafos de c, h y l.

El uso de los signos diacríticos corresponde a la pronunciación específica de cada lengua. Se observa el acento agudo o tilde en el español, portugués, asturiano, gallego, catalán, francés, irlandés, italiano, guaraní, checo y eslovaco. El acento grave en italiano, francés, portugués y catalán. El acento circunflejo en francés, portugués y rumano. El carón en el checo y esloveno. La virgulilla en portugués. El háček en lenguas bálticas y eslavas. Y así sucesivamente.

Los alfabetos derivados del latino tienen clasificaciones alfabéticas varias. En el alfabeto Alemán, por ejemplo, las letras con umlaut: Ä, Ö, Ü, son tratadas como no acentuadas. Y la ß se clasifica como ss. Esto afecta el orden de los directorios de teléfonos y otras listas de nombres similares.

¿Quién creó el alfabeto latino?

¿Quién? No está determinado, sólo se reconoce el origen etrusco del alfabeto latino, sus raíces eubeas y fenicias. El alfabeto de Eubea, variante occidental del griego arcaico, fue el primero en llegar a Italia y ser asimilado por la civilización etrusca.

Del alfabeto etrusco se derivó el latino, llamado así por el Latium, región histórico-geográfica ocupada por las etnias itálicas de origen indoeuropeo. Representó una nueva forma de expresión, de caracteres simplificados. Grafías que fueron cambiando desde la época arcaica, alrededor del 700 a.C., hasta la época clásica, en el siglo I a.C.

Las letras latinas adoptaron la apariencia de las mayúsculas hoy conocidas. No eran los únicos tipos de letras utilizados por los romanos, más sí los elegidos para inscripciones formales. Proclamas públicas y mensajes sobre las tumbas eran escritos generalmente sobre piedras utilizando el abecedario latino.

El alfabeto latino ¿fue creado por los romanos? Se dice abecedario romano, fue popularizado por estos, y puede ser considerado uno de sus mayores logros.

¿Qué lenguas usan el alfabeto latino?

El alfabeto latino pasó de ser de usado en la península itálica, a la zona de influencia del Imperio romano. Luego, a los estados europeos con presencia de la iglesia católica.

Con su práctica se desarrollaron las llamadas lenguas romances: español, italiano, siciliano, portugués, gallego, istriano, istrorrumano, ladino, catalán, francés, franco-provenzal y friulano. Ligur, lombardo, meglenorrumano, napolitano, occitano, piamontés, romanche, rumano, sardo, valón, véneto y aragonés. También algunas lenguas extintas.

En el norte de Europa fue acogido por los pueblos que hablaban lenguas germánicas y bálticas. Se comenzó a usar en el idioma lituano y en el letón. Igual en las lenguas ugrofinesas, no indoeuropeas, húngaro, finés y estonio. A partir de la Edad Media se extendió entre los hablantes de las lenguas eslavas occidentales, hoy croatas, checos, polacos, eslovenos y eslovacos.

Más, el alfabeto latino no se restringe a las lenguas habladas en Europa occidental, norte y central. Su uso se expandió por todo el mundo de la mano de las colonias europeas y las lenguas romances. Hoy 66 idiomas se basan en el alfabeto latino.

Además de los idiomas ya citados, usan el alfabeto latino el afrikáans, albanés, alemán, aragonés, asturiano, azerí, catalán, chono, danés, esperanto y euskera. El feroés, fiyiano, groelandés, guaraní, hausah, indonesio, inglés, irlandés, islandésitaliano, javanés, kazajo, lojban, maltés, maya, na’vi, náhuatl y noruego. Portugués, quechua, rapanui, serbio, somalí, tagalo, tahitiano, turcomano, tzeltal, tzotzil, uzbeko, valenciano, vietnamita y yagán.

¿Qué dígrafos utiliza el alfabeto latino?

Un dígrafo, dos grafías seguidas, corresponde a un sonido no representado por una sola letra. El alfabeto latino básico no incluye grupos de dos letras, si lo hacen los idiomas desarrollados a partir del alfabeto. Destacan las grafías dobles: ll, ss, mm, nn, pp, gg, cc, rr, rh, th, sh, ph, ch, gu y qu.

En el idioma español, por ejemplo, se usan cinco dígrafos: ch y ll, que tienen valores fonéticos específicos y forman parte del alfabeto español. También la doble rr, gu y qu, las dos últimas variantes posicionales para los fonemas g y k. El alfabeto español incluye además la letra Ñ, evolución del nn latino. Fonética que en otras lenguas se continúa representando con un dígrafo, Nh en portugués, Gn en francés e italiano.

El catalán es hasta ahora la variante del latino con más dígrafos en uso, diez o más según el dialecto local.

¿Por qué es importante?

El alfabeto latino es el sistema de escritura o conjunto de grafías más difundido en el mundo. Se utiliza en todas las lenguas románicas y germánicas, el albanés, varias lenguas eslavas, el maltés y el turco. En diversos idiomas de África, Asia, América y el Pacífico. Sirve a más de 2500 millones de personas en los cinco continentes.

Está vigente y se expande a pasos agigantados en muchos países, gracias al avance de la tecnología, la informática y el uso del internet. Su conocimiento permite la expresión escrita, el seguimiento de la ortografía latina y las variaciones de la norma. También la transcripción de las palabras latinas adoptadas en otras leguas.

Ejemplos

El galés tiene reglas complejas, que distan de la sencillez de su alfabeto básico. Las combinaciones CH, DD, FF, NN, LL, PH, RH, TH, son tratadas como letras simples y se enlistan tomando en cuenta la primera letra del dígrafo. Más no se trata siempre de letras simples, en ocasiones es una yuxtaposición de palabras y resulta complicado identificar su clasificación.

El turco moderno añade al alfabeto latino otras letras, las consonantes ç, ğ, ş y las vocales ı, ö, ü como letras independientes. En el francés, el portugués y el catalán estas consonantes son sólo signos modificados por diacríticos, ejemplo, la ç en lugar de la C.

¿Cómo citar este artículo?

Castro, Laura. (2021). Alfabeto latino. Recuperado el 8 de septiembre del 2021, de Faqs.Zone: https://faqs.zone/alfabeto-latino/

WhatsappTwitterFacebook
Temas relacionados
Petroglifos Jeroglíficos
Alfabeto cirílico Alfabeto griego
Alfabeto rúnico Alfabeto ruso
Alfabeto fenicio Escritura cuneiforme