Oveja

Nombre científico: Ovis orientalis aries
Oveja » Qué es, características, qué come, hábitat, comportamiento, razas

Uno de los animales que ha sido más utilizados por la civilización para la producción de alimentos es, sin lugar a dudas, la oveja. Este mamífero ha sido aprovechado para la obtención de carne, lana y leche en prácticamente todo el planeta. Es considerada una de las especies más importantes en materia agrícola, pudiéndose aprovechar en economías locales e internacionales.

¿Qué es una oveja?

La oveja (Ovis orientalis) es un mamífero cuadrúpedo ungulado doméstico, que es utilizado en gran medida en la economía ganadera. Algunos sostienen que desciende de los muflones salvajes asiáticos, mientras otros aseguran que proviene del muflón europeo.

Este mamífero fue uno de los primeros en ser domesticados para la ganadería. De acuerdo a diversas documentaciones, esto habría comenzado entre los 11 mil y 9 mil a.C.

De la oveja, los seres humanos han aprovechado su carne, lana y leche. Pero no solo eso, también ha sido objeto de estudios científicos que incluyen la clonación.

La cría de la Ovis orientalis aries se desarrolla en prácticamente todo el planeta, y ha sido una de las más importantes para la historia de la humanidad. Para el 2014, según la Food and Agriculture Organization (FAO) de las Naciones Unidas, existían al menos 1.200 millones de ejemplares a escala mundial. Dentro de los mayores países productores se encuentran China, Australia e India.

En promedio puede vivir unos 10 años. Aunque en condiciones adecuadas de salud y alimentación, puede llegar a las dos décadas de vida.

¿Cuál es su taxonomía?

En el año 1758, el científico sueco Carlos Linneo clasificó a las ovejas domésticas dentro de la especie Ovis aries. No obstante, años después se comprobó que las domésticas y sus antepasadas silvestres, el muflón oriental (Ovis orientalis) formaban parte de la misma especie, por lo cual era necesario designar un solo nombre científico.

En base a ello, la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica dispuso el nombre científico Ovis orientalis aries. Las tres palabas tienen su origen del latín: Ovis significa oveja; orientalis, proveniente de Oriente; y aries significa carnero.

La clasificación taxonómica de la oveja es la siguiente:

¿Cuáles son las características de la oveja?

Si hay un aspecto que caracteriza claramente a las ovejas es su pelo rizado, denominado lana. Este animal es un rumiante de pequeño tamaño, que, en algunas razas, también poseen cuernos espirales en sus laterales.

Pese a que gran parte de las ovejas domésticas son blancas, debido a que son las predilectas por los humanos para el aprovechamiento de su lana, también existen en otros colores.

Las domésticas pueden encontrarse desde blanco puro, hasta chocolate con manchas. En el caso de las salvajes, por lo general se hallan en color marrón, y pueden poseer colas cortas.

Debido a la domesticación selectiva por parte de los seres humanos, este animal se ha convertido en una especie neoténica, es decir, que se conserva en su estado juvenil aun estando en su edad adulta.

En el caso de los cuernos, existen razas que tienen esta particularidad, y con algunas diferencias. En algunos casos, puede ser solamente una característica de los machos, mientras que en otras de ambos sexos.

Por otra parte, la mayoría de las razas que cuentan con cuernos únicamente tienen un par. Sin embargo, algunas variantes se destacan por contar con varios.

La talla de este animal varía de acuerdo a la raza, pero generalmente es pequeña. Su longitud oscila entre los 120 y 180 centímetros, incluyendo la cabeza y el cuerpo.

En el caso del peso, puede ser de 20 a 200 kilogramos. El macho pesa más que la hembra.

Este mamífero tiene una excelente visión a color y periférica, de entre 270 a 320 grados, aunque su percepción de la profundidad no suele ser muy buena. Es por esto que no les gusta pasar por zonas oscuras, ya que no pueden observar con claridad las variaciones en el terreno.

La oveja cuenta con un gran sentido de olfato y audición.

¿Cómo es su comportamiento?

Las ovejas tienen un comportamiento gregario, es decir, que tienen a andar en grupo y, en la mayoría de los casos, seguir a un líder. De hecho, fue esta característica que la llevó a ser una de las primeras especies en ser domesticada.

Generalmente, estos mamíferos tienen a estar cerca de sus similares, y pueden sentir estrés cuando están lejos de su rebaño.

Los mayores nexos se producen entre animales de esta especie que tienen lazos de parentescos.

Los productores ganaderos toman ventaja del comportamiento gregario para tenerlas agrupadas en áreas de pasto no limitadas, pudiéndose trasladar de forma muy fácil.

Para mostrar dominación en el rebaño, estos mamíferos ejercen amenazas, luchas y competencias. Esto les puede servir, por ejemplo, para alimentarse de primeros en los comederos.

La creencia popular es que las ovejas son poco inteligentes. Sin embargo, investigaciones científicas han demostrado que estos animales muestran rasgos de relevancia.

En primera instancia, se sabe que pueden diferenciar entre diversas expresiones de otras ovejas y hasta de seres humanos, así como recordar imágenes o sucesos por hasta 24 meses. Además, son capaces de identificar estados emocionales, mediante los gestos faciales.

Si son entrenadas con suma paciencia, estos mamíferos pueden llegar a reconocer sus nombres.

¿Qué come?

Las ovejas son herbívoras, decantándose por hierbas y plantas pequeñas. Para alimentarse, emplean su lenguas y labios para escoger las partes de la planta que son más nutritivas o sencillas de digerir.

Vale la pena destacar que el pasto preferido de la oveja no es el parecido al césped, sino que prefiere otras variantes, como legumbres, gramíneas y malezas. Durante el invierno, la oveja busca también el heno.

El Ovis orientalis aries suele alimentarse desde las primeras horas del día hasta que se oculta el sol, deteniéndose en algunos intervalos de tiempo para descansar y masticar el lobo regurgitado.

Para poder mantenerse de manera adecuada, este mamífero requiere consumir agua. La cantidad de líquido que necesitan depende de la época del año, así como de la calidad y el tipo de comida que consumen. Por ejemplo, cuando se abastecen de una gran cantidad de plantas jóvenes, requieren menos agua.

Por el contrario, cuando consumen abundantes cantidades de heno, ameritan más líquido. Eso sí, debe ser limpio. Se niegan a tomar agua sucia o cubierta con algas.

Durante el periodo de lactancia, enfermedad o cuando ya están viejos, pueden comer granos. Se recomienda no ser alimentadas con concentrados, ya que los que contienen cobre pueden ser letales.

¿Cuál es su hábitat?

El hábitat de estos mamíferos es muy variado, y depende en gran medida de su raza. En la mayoría de los casos, estos animales se encuentran en las llanuras de pastos, áreas frías adyacentes a zonas polares con mucha altitud, o zonas semidesérticas.

El Ovis orientalis aries tiene preferencia por una temperatura templada a fría, lo que ayuda a que la lana se desarrolle con mayor espesor y calidad.

No obstante, pese a lo expuesto anteriormente, se ha demostrado que la oveja se encontrará bien en prácticamente cualquier clima, siempre y cuando esté junto a su rebaño.

Los países con más animales de esta especie son Australia, India, China, Nigeria e Irán.

¿Cuántas razas de ovejas existen?

En el mundo existen más de 450 razas de ovejas, aunque algunas fuentes insisten en que en realidad este número representa solamente un tercio de la realidad.

¿Qué productos son los derivados de las ovejas?

Dentro de los primeros alimentos que empezaron a consumirse por la civilización humana, una vez se adaptó el modelo agrícola, destacan la leche y la carne de la oveja.

Para el siglo XVI, el consumo de carne de este mamífero era muy popular en los Estados Árabes de Golfo Pérsico, Australia, Reino Unido, Nueva Zelanda, Irlanda y Grecia.

Con el paso del tiempo han sido sustituidas por otras especies de ganado, como el pollo, el cerdo y la vaca. No obstante, aún son importantes dentro del mundo agrícola mundial.

Pese a que en algunas naciones todavía se ingiere la leche de oveja fresca, este producto se utiliza en la actualidad con mayor frecuencia para la elaboración de queso y yogur.

Las ovejas domésticas también son fuente de una gran cantidad de materia prima, como su lana, para la fabricación de productos textiles. Su cuero se aprovecha para elaborar calzado, ropa, alfombras y otros artículos.

Por otra parte, el sebo ha sido utilizado para realizar jabones y velas; mientras que los cartílagos y huesos se han destinado para hacer botones, dados, gelatina o pegamento.

Los intestinos de este mamífero han sido aprovechados para las envolturas de embutidos, mientras que los excrementos se han comercializado como fertilizantes naturales.

La lolina, que se encuentra presente en la lana, suele emplearse como materia prima para productos cosméticos.

¿Cómo se reproduce?

En la domesticación, generalmente un grupo de hembras es fecundado por un único macho escogido por un productor ganadero.

En estado salvaje, generalmente el animal más dominante es el que llega a fecundar a la hembra.

Algunas razas de este mamífero pueden reproducirse en cualquier momento del año.

La edad sexual de las ovejas comienza en las hembras entre los seis y ocho meses de edad, y entre los cuatro y seis meses en los machos.

Las hembras tienen épocas de celo, que duran 17 días. En ellas, suelen emitir un olor que le deja saber a los machos que están receptivas.

El tiempo de gestación es de aproximadamente 5 meses, y el parto puede ser de hasta tres horas.

Por lo general, las ovejas pueden tener entre uno y dos corderos. Solo algunas razas tienen camadas numerosas.

Curiosidades de la oveja

¿Cómo citar este artículo?

Madrid, José. (2021). Oveja. Recuperado el 8 de septiembre del 2021, de Faqs.Zone: https://faqs.zone/oveja/

WhatsappTwitterFacebook
  • Escrito por: José Madrid
  • Categoría: Biología
Temas relacionados
Pato doméstico Perro
Cerdo Cabra
Cuy Burro
Vaca Gato