Subducción

Zonas de subducción
Subducción » Qué es, carcterísticas, cómo se origina, tipos, zonas, ejemplos

Subducción es el hundimiento de una placa litosférica de tipo oceánica bajo una tipo continental. Ocurre en una zona prolongada y estrecha, afectando los bordes asociados. La fricción de las masas genera el derretimiento de parte del manto, la constitución de volcanes y montañas. También la extensión y contracción del fondo marino, la modificación del relieve.

¿Qué es la subducción?

El término subducción se aplica en geología para describir la convergencia entre dos placas tectónicas, una de tipo continental y otra oceánica. Subducción es el hundimiento de una parte de la placa oceánica bajo la placa continental. Se origina tras el movimiento de las planchas impulsado por las corrientes convectivas en la astenósfera. La oceánica subyace en el proceso por ser más delgada y densa.

Los bordes comprometidos en la dinámica reciben el nombre de bordes convergentes o destructivos. En ellos se destruye y fusiona la corteza, según el ángulo de penetración de una placa bajo la otra. Existen amplias zonas de subducción en torno a mares y océanos. Las más extensas se ubican en el océano Pacífico.

¿Cuáles son sus características?

La subducción produce un aumento inminente de la presión en la placa subducida y el aumento más lento o tardío de la temperatura. La masa que se inserta tarda en asimilar la temperatura correspondiente a la profundidad. En el proceso de hundimiento las calientes rocas del antiguo fondo marino funden parcialmente la placa oceánica.

La convergencia oceánica-continental origina altas tensiones tectónicas que se liberan en forma de sismos en las zonas contiguas a la subducción. La actividad sísmica depende de la velocidad de hundimiento, elasticidad de la roca y la morfología o acoplamiento de la zona.

La fricción entre ambas placas, creada por las fuerzas de compresión, genera la deformación de los bordes activos. Esto contribuye a la formación de cadenas de volcanes, también llamadas arco de isla o arco volcánico.

¿Cómo se origina la subducción?

La subducción es originada por la fuerza de empuje de las dorsales meso-oceánicas y fuerzas gravitatorias. Las rocas jóvenes generadas en la dorsal, en los bordes divergentes o constructivos entre placas, desplazan a las rocas más antiguas. En el lado opuesto a la dorsal, la placa oceánica choca contra la continental, que también libera su energía.

El hundimiento de un bloque bajo otro es determinado por la densidad de las placas y las fuerzas gravitatorias. La corteza oceánica es densa, está compuesta por rocas básicas y basaltos ricos en hierro, magnesio y cromo, entre otros materiales pesados. Su flotabilidad es mínima. La masa continental por el contrario, está formada por rocas intermedias y ácidas, ricas en sodio, potasio y aluminio, materiales livianos. Esto explica su elevación en el proceso.

Cuando los bordes que convergen presentan más o menos la misma densidad, chocan dos placas continentales, o dos oceánicas, ninguna de las placas es subducida. Una se adhiere a la otra como si se tratara de un mosaico, haciendo crecer los continentes, es lo que se conoce como proceso de acreción.

También ocurre, en casos menos frecuentes, que una placa oceánica se desplaza por encima de una continental. El proceso llamado obducción se produce por el desacoplamiento de la corteza oceánica en relación al manto, pero dura poco tiempo.

¿Qué tipos de subducción hay?

Existen básicamente dos tipos de subducción: andino y back-arc o tras arco. Estos están determinados por el ángulo que forma el plano de la zona de Benioff con la superficie terrestre, también llamado ángulo de subducción.

La subducción de tipo andino forma un ángulo suave, de entre 20º y 30º, con velocidades de subducción entre los 6 y 12 centímetros por año. Se extiende hacia el continente alcanzando una profundidad aproximada de 100 kilómetros, en los que se funde parcialmente la roca. El magma es liberado a través de un cordón volcánico a unos 150 o 200 kilómetros de la costa.

La subducción tipo tras arco forma ángulos más abiertos, de 70º o más, a una velocidad de hasta 18 cm/año. Ocasiona formaciones volcánicas con carácter de isla, paralelas a la zona de subducción. Entre la isla volcánica y el continente existe un océano y en su centro un lomo o rift a partir del cual se forma nueva corteza oceánica.

¿Cuáles son las zonas de subducción?

Las zonas de subducción equivalen a los bordes convergentes de las placas tectónicas, en su unión oceánica-continental. Cuando dos placas se mueven en dirección opuesta chocan, la más pesada subduce bajo la menos densa a lo largo del borde convergente. Al hundirse en el manto se calienta y funde parcialmente generando magma que es expulsado a la superficie.

Las zonas de subducción se caracterizan por una gran fricción y deformación de los bordes. El metamorfismo, condicionado por el aumento de la presión y la temperatura. Además del vulcanismo, actividad sísmica, formación de montañas y reservas de minerales.

Se registran grandes zonas de subducción en el océano Pacífico, específicamente en la costa oeste de América del Sur. También en Japón, Aleutianas, Java, costa índica de Indonesia y partes del Mar Mediterráneo.

¿Cuáles son las consecuencias de la subducción?

El movimiento súbito de las placas es causante de sismos, de baja, mediana o alta intensidad. Estos se desarrollan en la zona sísmica de Benioff, el plano de fricción sobre el que la placa oceánica pasa por debajo de la continental. La profundidad del sismo aumenta según se aleja de las costas, hacia el interior del continente.

El choque de las placas origina además largas y profundas fosas oceánicas. Crea nuevos ambientes y condiciones de presión y temperatura, en los que se desarrollan algunas formas de vida. 

El hundimiento de la corteza oceánica funde una porción del manto. El magma producido a poca profundidad se libera a través de la zona de subducción, produciendo volcanes e intrusiones plutónicas.

¿Qué diferencias hay entre la subducción y la subsidencia?

La subsidencia es el hundimiento paulatino de una fracción de la litosfera. Se produce por la dinámica interna de la Tierra. Y en menor medida, por el asentamiento del terreno en las cuencas sedimentarias, habitualmente intervenidas por el hombre. Este hundimiento de la superficie provoca un incremento en el nivel del mar.

Se denomina subducción a la subsidencia en la zona de convergencia de las placas tectónicas. En este caso se hunde en el manto la placa oceánica, formando una fosa profunda. Mientras que la placa continental con la que ha convergido se levanta. En consecuencia no existe un amento en el nivel del mar.

¿Por qué es importante?

El proceso de subducción controla la distribución y fragmentación de las placas tectónicas. La estructura de la corteza terrestre responde a la interacción entre los movimientos convectivos del manto y la resistencia de la corteza terrestre, llámese continental u oceánica. La litosfera se divide en placas que se forman en las dorsales oceánicas y desaparecen al hundirse en las zonas de subducción.

Las zonas de subducción son además lugares de una intensa actividad volcánica, de elevadas emisiones de dióxido de carbono, que forman parte del ciclo natural del elemento. Crean un equilibrio en la atmósfera.

Curiosidades

El llamado Cinturón de Fuego del Pacífico concentra parte de las zonas de subducción más importantes del mundo. Tiene forma de herradura y una extensión de 40.000 kilómetros. En él se hallan 452 volcanes, activos e inactivos, más del 75% de los habidos en el planeta.

Está ubicado en las costas del océano Pacífico. Comprende gran parte de los países de América, pasa por las islas Aleutianas y se extiende hasta zonas de Rusia, Japón, Taiwán, Filipinas e Indonesia. También por Papúa, Nueva Guinea y Nueva Zelanda.

Ejemplos

¿Cómo citar este artículo?

Torrealba, Adriana. (2021). Subducción. Recuperado el 8 de septiembre del 2021, de Faqs.Zone: https://faqs.zone/subduccion/

WhatsappTwitterFacebook
Temas relacionados
Sedimentación Erosión
Desertización Metamorfismo
Vulcanismo Escorrentía
Cristalización Magmatismo