Llanura abisal

Profundidad máxima: 6 km
Llanura abisal

La llanura abisal es la superficie submarina que comunica el pie del talud continental con una dorsal oceánica o una fosa. Se caracteriza por su topografía plana y fuerte sedimentación, en la que destacan colinas e islas volcánicas. Presenta además fuentes hidrotermales y filtraciones frías que contribuyen al desarrollo de procesos quimiosintéticos, esenciales para la vida en el medio. Debe diferenciarse de la plataforma continental, superficial y llena de vida. Más, pese a sus condiciones profundas, oscuras, frías y de elevada presión, la llanura abisal es también hábitat de extraordinarias especies animales.

¿Qué es la llanura abisal?

La llanura abisal es la planicie extendida desde el límite del continente hacia la parte más profunda y oscura del océano. Inicia al pie del talud continental y finaliza en una dorsal oceánica o en una fosa. Se halla entre los 4000 y 6000 metros de profundidad; desde los 2000 metros en aquellas regiones donde el talud continental es reducido.

Constituye una gruesa capa de sedimentos que se superpone sobre la corteza oceánica. Presenta un declive poco pronunciado, algunas veces imperceptible por la extensión del terreno. Es una zona afótica, en ella habita fauna abisopelágica, adaptada a la escasa luz, alta temperatura y presión hidrostática característica del medio.

¿Cuáles son sus características?

La llanura abisal forma parte del relieve oceánico. Es un terreno horizontal y amplio, caracterizado por la acumulación de sedimentos.

De acuerdo a la región en la que se localiza, se observan en la llanura colinas e islas volcánicas, guyots y respiraderos hidrotérmicos.

En el hábitat submarino se desarrolla el fenómeno conocido como filtración fría, pequeñas lagunas de hidrocarburos y otras sustancias que desaparecen lentamente.

Es una zona afótica y sin luz solar no pueden vivir los organismos autótrofos. La producción primaria está representada por organismos quimiosintéticos. Su fauna es abisopelágica.

El ambiente en las profundidades es oscuro, frío y con una elevada presión hidrostática.

¿Por qué es importante?

Las llanuras abisales –en conjunto- ocupan cerca del 50% del fondo oceánico, son los más grandes depósitos de sedimento del planeta. En ellas confluyen las partículas sólidas transportadas desde el continente y margen continental inmediato.

Corrientes turbidíticas, avalanchas submarinas, redistribuyen en las profundidades del océano sedimentos clásticos procedentes del continente. Las partículas también finalizan en la llanura abisal tras ser transportados por flujos de derrubios a través de canales preexistentes. En la zona se aprecian canales medio-oceánicos de extraordinarias dimensiones, valles paralelos al margen continental que sirven de vía de transferencia.

En la planicie profunda se concentran además sedimentos hemipelágicos y pelágicos, terrígenos y biogénicos. Estos depósitos sirven para determinar los cambios climáticos y las variaciones en la naturaleza de los sedimentos.

¿Para qué sirve?

La llanura abisal representa el cimiento del océano y de su biodiversidad. Los ecosistemas y cadenas tróficas marinas dependen de las complejas estructuras del fondo marino. La vida en la zona se concentra alrededor de estas estructuras geológicas y biogénicas. Las especies encuentran su hábitat exclusivo en peñascos, grietas y cumbres. También en montañas creadas por las anémonas de mar, esponjas y corales.

El fondo llano sirve a la interrelación de los ecosistemas marinos. Su alteración produciría la desaparición de especies de lento crecimiento, difíciles de reemplazar, y con ella el colapso de su biodiversidad.

¿Cómo se forma la llanura abisal?

Al igual que otras porciones de la superficie subacuática, la llanura abisal se forma por el movimiento de las placas tectónicas y sedimentos. La corteza oceánica se rehace constantemente en las dorsales oceánicas en un proceso de fusión por descompresión. La parte superior del manto se hunde al tiempo que la roca más profunda y caliente asciende, y la presión de confinamiento disminuye. El manto sólido asciende por corrientes de convección y se funde, creando nueva corteza oceánica.

Cuando se agrega manto a los bordes aumentados de una placa tectónica, ésta crece y ocurre la expansión del fondo marino. La corteza oceánica y las placas tectónicas se forman y se separan en las dorsales oceánicas.

Las colinas e islas volcánicas, guyots y respiraderos hidrotérmicos también responden a procesos físicos. Las colinas se forman con el material procedente de las erupciones volcánicas bajo el mar. Cuando la actividad volcánica es abundante y continua tienen lugar las islas volcánicas, que alcanzan inclusive varios metros sobre el nivel del mar. Las erupciones también contribuyen a la formación de guyots, estructuras rocosas con forma tabular pero de cima aplanada.

A pesar de las bajas temperaturas reinantes en el fondo marino, en la llanura abisal suelen formarse extrañas estructuras que emanan agua caliente. De los llamados respiraderos hidrotérmicos brota agua con temperaturas que van desde los 60º hasta los 500º C.

¿Dónde se localiza?

La llanura abisal se localiza en las profundidades marinas, está limitada por dos pendientes abruptas. La primera, constituida por el talud y elevación continental; la segunda, por una fosa oceánica. En ocasiones termina con una dorsal marina. Puede hallarse entre los 2000 y 6000 metros. Se caracteriza por un relieve plano, apenas interrumpido por algunas estructuras de origen volcánico.

La sensación de planicie es proporcionada por las innumerables capas de sedimentos que van depositándose en el fondo, cubriendo las imperfecciones del terreno.

¿Cuál es su flora?

La luz solar no alcanza la llanura abisal, esto anula la existencia de organismos fotosintéticos en las profundidades. La energía vital es obtenida de los detritos que provienen de la superficie y del proceso de quimiosíntesis. Los organismos quimiosintéticos o quimiolitótrofos son aquellos que convierten la materia inorgánica en materia orgánica. Surgen junto a los respiraderos hidrotérmicos y en sedimentos profundos. De ellos dependen cadenas alimentarias completas.

Los quimiosintéticos son bacterias que sintetizan, procariotas autótrofas, aerobios que viven de compuestos inorgánicos, sales, agua, oxígeno y dióxido de carbono. Oxidan el sustrato, obtienen energía y realizan la fijación del C02. Se constituyen en bacterias del nitrógeno, bacterias del azufre, bacterias del hierro y bacterias del hidrógeno, de acuerdo al sustrato procesado. Suministran compuestos orgánicos a las especies animales. Sirven además de fertilizantes para la propagación de plantas verdes en el medio.

Es posible que el proceso de quimiosíntesis esté asociado a la filtración fría, concentraciones de hidrocarburos, sulfuro de hidrógeno y metano. Fenómeno presente en las llanuras abisales. Las bacterias adquieren las sustancias químicas de metales de la tierra, minerales que se desprenden de las rocas, y de los oligoelementos. También de sustancias provenientes del reino animal o vegetal.

Son representativos del medio, sésiles de forma primitiva.

¿Cuál es su fauna?

Además de las bacterias quimiosintéticas, de las que depende la vida en el fondo oceánico, forman parte de la fauna abisal animales vertebrados e invertebrados. Criaturas marinas increíbles.

Entre los vertebrados destaca el pez pescador. Los peces pescadores son bioluminiscentes, tienen la capacidad de irradiar luz a partir de la luciferina y luciferasa. Característica utilizada para atraer a sus presas y devorarlas.

Otros vertebrados asombrosos son el pejesapo espinoso, diablo negro (también con un apéndice bioluminiscente), pez víbora y el gran engullidor. Peces abisales de apariencia tenebrosa, dientes grandes y afilados, bocas que superan el tamaño de sus cuerpos. Algunos presentan ojos grandes que responden a la sensibilidad y los destellos. Otros tienen ojos pequeños o extintos, minimizados por la ausencia de luz en el fondo del océano.

Por lo engorroso del sistema, son comunes las adaptaciones físicas, no sólo de sus tamaños, bocas, dientes y color. También se ven modificados su alimentación y ciclo de vida.

La bioluminiscencia no es única en los peces, puede observarse en ctenóforos, cnidarios, moluscos y crustáceos, entre otras especies habitantes del fondo.

Entre los invertebrados abisales están los sergestidae, crustáceos decápodos conocidos como langostinos o camarones. Los pepinos de mar y picnogónidos, arácnidos diferenciados. Y los isópodos o crustáceos. Los representantes de estos grupos se caracterizan por ser gigantes, en comparación a sus iguales en medios superficiales.

¿Cuál es la diferencia entre la plataforma y la llanura abisal?

Plataforma y llanura abisal son extensiones subacuáticas casi horizontales, formadas y/o cubiertas por sedimentos. Ambas finalizan en el borde de una gran caída, la plataforma está limitada por el talud continental y la llanura abisal por una fosa oceánica.

Se diferencian primeramente por el nivel del mar en el que se ubican. La plataforma ocupa los primeros doscientos metros bajo el agua, la llanura está a más de 2000 metros de profundidad. Estas posiciones determinan la cantidad de luz que reciben, temperatura, presión y biodiversidad.

La plataforma, un hábitat favorecido por la entrada de luz, baja presión y rica biodiversidad es considerada zona económica exclusiva. Aprovechada únicamente por el Estado rivereño. La llanura abisal, un ambiente más hostil, con escasa o nula entrada de luz, bajas temperaturas y alta presión, también ostenta vida en su seno. Especies animales y vegetales con características peculiares y de gran importancia para el equilibrio de los ecosistemas oceánicos.

Ejemplos de llanura abisal

El mayor número de llanuras abisales se registra en el océano Atlántico, ocho en total. Estas corresponden a las zonas de: Sohn, Ceará, Pernambuco, Argentina, Vizcaya, Cabo Verde, Angola y Weddell.

El océano Índico presenta llanuras en los mares de Perth, Arabia, Somalia y Tasmania. También han sido determinadas sendas llanuras abisales en el océanos Pacífico y Antártico.

¿Cómo citar este artículo?

Castro, Laura. (2021). Llanura abisal. Recuperado el 8 de septiembre del 2021, de Faqs.Zone: https://faqs.zone/llanura-abisal/

WhatsappTwitterFacebook
Temas relacionados
Talud continental Plataforma continental
Fosa oceánica Deriva continental
Tectónica de placas Dorsal oceánica