Vulcanismo

Ejemplo de vulcanismo
Vulcanismo » Qué es, características, cómo se produce, tipos, ejemplos

Vulcanismo es el fenómeno o conjunto de fenómenos geológicos que ocurren a partir de la formación del magma y su salida a la superficie. Se produce por la compensación de los materiales pesados que se mueven hacia el interior de la tierra. Estos ejercen presión sobre las rocas fluidas en el manto, empujándolas a la superficie. El campo de estudio que se ocupa de los fenómenos físicos y químicos del vulcanismo, se denomina vulcanología. Es la rama de la geología que analiza los volcanes, manantiales, fumarolas, erupciones volcánicas, magmas, lavas y piroclastos o tefra. Así como otras actividades relacionadas al fenómeno.

¿Qué es el vulcanismo?

Vulcanismo es el fenómeno natural producido por los volcanes. Liberación de la energía interna de la Tierra. La erupción de materiales sólidos, líquidos y gaseosos a alta temperatura, a través de un rompimiento en la superficie terrestre. El término abarca la actividad del magma (roca fundida) en el interior de la corteza o manto, su afloramiento y formación de rocas volcánicas en la superficie.

Ocurre en la Tierra y otros cuerpos del sistema solar provistos de corteza sólida y manto fluido. En Marte, por ejemplo, se ubica el Monte Olimpo, el volcán más grande conocido en el sistema solar. En la luna se observan decenas de flujos de lava que se originaron en los últimos 100 millones de años. Ambos, vestigios de vulcanismo.

¿Cuáles son sus características?

El vulcanismo es una manifestación geológica. Afecta principalmente las zonas frágiles de la corteza terrestre, lugares donde el magma emerge desde la litósfera hacia la superficie.

La actividad volcánica implica un estado físico-químico que se expresa a través de microsismos y erupciones, que pueden ser grandes o simples fumarolas.

Según el tipo de actividad, el vulcanismo se denomina efusivo, explosivo o mixto. El efusivo se caracteriza por emisiones sosegadas de lava y gases. El explosivo por emisiones violentas y destructivas. El mixto, alterna erupciones suaves y explosivas.

Existe un Índice de Explosividad Volcánica, escala de ocho grados, con la que especialistas miden la magnitud de la erupción volcánica. Esta toma en consideración los productos expulsados por el volcán: lava, piroclásticos, cenizas y gases. También la altura de la nube eruptiva e inyección troposférica y estratosférica de las emisiones, entre otros factores. En la escala, 1 indica intensidad ligera; 2, explosiva; 3, violenta; 4, catastrófica; 5, cataclísmica; 6, colosal; 7, súper colosal; y 8; apocalíptica.

¿Cómo se produce?

El vulcanismo, también llamado volcanismo, se produce por las altas temperaturas y presiones provenientes del interior del planeta. El movimiento de la roca fundida en el manto es causado por las corrientes de convección térmica. Las corrientes, junto a las fuerzas gravitacionales, impulsan el movimiento continuo de las placas tectónicas y más esporádicamente, el vulcanismo.

Es a través de los volcanes, ubicados en los límites de las placas tectónicas y/o puntos calientes, que el magma alcanza la superficie de la tierra. De la consistencia del magma en el manto depende su comportamiento en la superficie. El magma viscoso o espeso origina vulcanismos explosivos. El magma no viscoso o líquido genera vulcanismos efusivos, que emiten grandes cantidades de lava a la superficie. 

¿Qué tipos hay?

Una clasificación general distingue dos tipos de vulcanismo, primario y secundario. El vulcanismo primario se divide a su vez en central y fisural. El primero de ellos, se manifiesta a través del cráter del volcán; el segundo, a través de fisuras o fracturas de la superficie terrestre. El vulcanismo secundario es aquel que discurre en aguas termales, géiseres y fumarolas.

Otra clasificación atiende a la trayectoria del magma que asciende a la superficie desde el interior de la tierra. Según esta existen dos tipos de vulcanismo: intrusivo o subvolcánico y extrusivo, en este último las rocas eruptivas alcanzan la superficie de la tierra.

¿Qué es el vulcanismo intrusivo?

El vulcanismo intrusivo es el desplazamiento del magma en el interior de la corteza terrestre. En el proceso la roca fundida se enfría y solidifica entre los estratos o niveles de rocas sin llegar a la superficie.

El fenómeno subvolcánico es el responsable de la formación de diques o rocas hipabisales y plutones concordantes llamados lacolitos. También de la composición de batolitos, sills y mantos. La mayoría de los diques se emplazan durante un único evento. Algunos presentan inyecciones múltiples de magma producto de la contracción y debilitamiento que sufren al enfriarse. Se les clasifica como múltiples o compuestos, según el tipo de roca que los integra.

¿Qué es el vulcanismo submarino?

El vulcanismo submarino es el originado por los volcanes marinos. Bajo el agua, la acción de los gases y lavas es la misma que en los volcanes terrestres. Más, se diferencia de estos últimos por la emisión de enormes cantidades de agua y lodo. El fenómeno submarino contribuye a la formación de pequeños islotes en medio del océano, algunos permanentes, otros eliminados paulatinamente por la fuerza del oleaje.

Ocurre principalmente en las dorsales oceánicas y otras zonas de alto movimiento tectónico, donde las placas se separan formando fisuras o fallas geológicas. La lava expulsada se adhiere a los bordes y contribuya a la extensión del suelo marino.

¿Cuáles son las consecuencias del vulcanismo?

Del vulcanismo se desprenden intrusiones, sismos, respiraderos hidrotermales e inviernos volcánicos. La emisión de gases y cenizas tiene efectos contraproducentes para el clima en la tierra, es partícipe en el llamado cambio climático. Contamina el aire en las zonas contiguas al volcán y a través de las precipitaciones su alcance se extiende a bosques y áreas de cultivo. No siempre el efecto es adverso, en ocasiones las cenizas depositadas son ricas en minerales que hacen el suelo más productivo.

Aunque menos recurrente que los sismos y fenómenos meteorológicos, el vulcanismo puede llegar a ser devastador. Produce temblores, deslizamientos de tierra, incendios e inclusive tsunamis, cuando ocurre cerca del mar. Coloca en riesgo la vida y bienes materiales de quienes habitan en la zona volcánica.

Según la Organización de las Naciones Unidas para el socorro en casos de desastre, alrededor de 1000 personas mueren cada año producto de un desastre volcánico. Las causas principales son los flujos piroclásticos, flujos de lodo, tsunamis o maremotos. Y otras tantas se ven afectadas por la emisión de gases tóxicos y cenizas.

¿Qué diferencias hay entre tectonismo y vulcanismo?

Tectonismo y vulcanismo hacen referencia a las transformaciones internas que sufre la corteza terrestre, originadas por el desplazamiento de las placas litosféricas. Cambios continuos y lentos que se observan en la órbita terrestre. Alguna vez ocurrieron en otros planetas de naturaleza telúrica o rocosa, como Marte o Venus, hoy con placas inactivas. Ambos procesos son responsables de la ocurrencia de terremotos y sismos.

A diferencia del tectonismo, el vulcanismo se caracteriza por la expulsión del magma desde el interior de la tierra hacia la superficie. Material que sale principalmente a través de los bordes de placas tectónicas, como consecuencia de la subducción y fricción, o la separación entre estas.

¿Por qué es importante?

El vulcanismo da lugar a la formación de rocas. El magma liberado se enfría y solidifica en diferentes estadios y tiempos. De cuán rápido se enfríe, dependerá la formación de rocas de basalto, obsidiana, granito o gabro, entre otros tipos. Las rocas en contacto con el magma pueden fundirse en integrarse a él, o bien, ser afectadas por el metamorfismo de contacto.

Desde tiempos remotos el hombre hace uso de las rocas volcánicas y los metales contenidos en ellas. Hoy se emplean como materia prima para la elaboración de materiales de construcción. También en la industria de las telecomunicaciones sirven de componentes en la fabricación de teléfonos celulares, cámaras fotográficas, televisores y computadoras, inclusive vehículos.

El vulcanismo también es un promotor de acuíferos y manantiales; y una excelente fuente de energía geotérmica, aprovechable para la generación de electricidad y calefacción. En algunos países y de acuerdo a las características geológicas, los volcanes, aguas termales y barros volcánicos, son promovidos como atractivos turísticos. Esto genera importantes ingresos económicos a las comunidades aledañas.

Ejemplos

¿Cómo citar este artículo?

Torrealba, Adriana. (2021). Vulcanismo. Recuperado el 8 de septiembre del 2021, de Faqs.Zone: https://faqs.zone/vulcanismo/

WhatsappTwitterFacebook
Temas relacionados
Permineralización Magmatismo
Cristalización Sedimentación
Erosión Desertización
Metamorfismo Escorrentía