Alfabeto rúnico

¿Cuándo surgió? En el siglo II
Alfabeto rúnico

El alfabeto rúnico se desarrolló tardíamente, es posible que tenga su base en algún método empleado en el Mediterráneo. Se utilizó para la transcripción de las lenguas en los pueblos germánicos. Es el sistema o conjunto de sistemas de escritura basados en las runas, símbolos o representaciones angulares. Las runas eran escritas generalmente sobre piedra o madera. Carecen de líneas horizontales, tal vez para evitar las vetas en los materiales. Se emplearon entre los años 150 y 1600, especialmente durante la época vikinga.

¿Qué es el alfabeto rúnico?

El alfabeto rúnico es la denominación común que se le da a los sistemas de escritura fundamentados en las runas. Las runas eran símbolos utilizados por los pueblos germánicos para la transcripción del escandinavo entre los siglos II y XVI d.C. Hay evidencia de su uso esporádico en siglos posteriores. Su nombre deriva del vocablo alemán “run”, que significa secreto o susurro.

El también llamado futhark, en correspondencia a las seis primeras letras del sistema, fue adaptado en la isla de Fiona, Dinamarca. También en Frisia, región al sureste del mar del Norte; y pueblos de Gran Bretaña. Destacan al menos tres variantes principales del alfabeto rúnico.

¿Cuál es su origen?

El origen del alfabeto rúnico es incierto, pudo haber sido creado por los nórdicos como forma de expresión independiente. Representa el escandinavo común, idioma que dio nacimiento a las lenguas germánicas septentrionales: danés, sueco, irlandés, noruego y feroés.

El conocimiento que se tiene de las runas se desprende de grabados e inscripciones descubiertas en piedras, maderas y metales. Las más antiguas datan de los siglos II y III d.C., fueron ubicadas en la ciénaga de Vimose, isla de Fiona, Dinamarca. Se trata de un peine del año 160, en el que se lee “harja”, que posiblemente signifique peine. Y una hebilla de cerca del 200, con los lemas “aadagasu” y “laasauwija”, de significación desconocida.

Otras rúbricas se descubrieron en Vimose, en una vaina, un cepillo de carpintero, la funda de un plato y la punta de una lanza. Signos que ha costado descifrar en el tiempo.

Las runas son oblicuas y guardan analogías con los signos utilizados en otros sistemas de escritura, especialmente en la región del Mediterráneo. Es posible que su inicio esté en el alfabeto griego arcaico, el etrusco, o alguna de sus derivaciones.

Historia del alfabeto rúnico

El futhark se popularizó a partir de su uso en Jutlandia. La península que abarca la parte continental de Dinamarca y una parte del norte de Alemania, colinda con el mar del Norte y la isla Vendsyssel-Thy. También con el Kattegat y las islas danesas del Báltico. Fue durante siglos la forma de escritura en las Islas Británicas, Escandinavia, Europa Central y Occidental.

El sistema inicial, conocido como futhark escandinavo, estaba integrado por 24 runas, 18 consonantes y 6 vocales. Le siguió el futhorc británico, proveniente de la misma región, pero adaptado a las modificaciones que se originaron en el inglés antiguo.

En la versión anglosajona cambió la pronunciación y el número de runas aumentó a 33. Se conservó aproximadamente hasta el año 1600. A partir de entonces prevaleció el alfabeto latino.

¿Para qué sirve?

El alfabeto rúnico se utilizó inicialmente en epígrafes relacionados con el esoterismo y la magia. Su nombre, derivado de la palabra run, secreto o susurro, así lo confirma. Luego fue asimilado por la población en general, hasta convertirse en el principal sistema de escritura de los pueblos germánicos, primera manifestación de carácter literario.

Una vez extendido, surgieron las adaptaciones regionales del alfabeto. Los godos desplegaron en Alemania las llamadas runas góticas. En Inglaterra, los anglosajones crearon la variante continental conocida como futhorc o fuporc. Y un nuevo futhark se aplicó, inclusive en simultaneidad con el alfabeto latino, en obras literarias. Fue el sistema base de sagas nórdicas y tenía uso ornamental.

En sus leyendas, los norteños describían las grafías como reginkunnr, algo divino, obra del dios Odín. Muestra de ello, se conserva en la piedra de Noleby, Suecia, que procede de aproximadamente el siglo VII d.C. En el rudimento se lee “Runo fahi raginakundo toja…”, que expresa “Preparo la adecuada runa divina…”.

¿Cuántos tipos de alfabeto rúnico hay?

Los tres tipos de alfabeto rúnico más conocido son:

¿Cuáles son sus características?

Los alfabetos rúnicos se componen de runas, cada una representa un sonido y un concepto que le da nombre. Existe además un sistema numérico basado en los signos.

El futhark antiguo estaba formado por 24 runas, 18 consonantes y 6 vocales. El futhorc por 33 grafías que simbolizaban los sonidos propios del inglés antiguo. El futhark joven, se redujo a 16 runas; el desarrollo de un sistema de puntuación permitía expresar diferentes sonidos a partir de una misma runa.

Las runas eran básicamente de forma angular, esquinada. Más a partir del futhark joven se introdujeron adaptaciones claramente diferenciables. Surgieron las runas danesas; runas de Rök o sueco-noruegas; sin poste o eje vertical, runas de Helsingia; y las islandesas. De estas se derivaron luego las runas marcomanas, medievales y dalecarlianas.

El alfabeto rúnico se podía escribir de izquierda a derecha y viceversa, o alternando los sentidos. También en forma vertical o bordeando los dibujos. 

¿Cómo es su pronunciación?

 La articulación de las runas está normalizada por el Alfabeto Fonético Internacional (AFI). Así futhark se pronuncia ‘fuθark o fupark y cada carácter representa un sonido.

En orden alfabético, las runas se nombran fehu (/f/), uruz (/u(ː)/), thurisaz (/θ/, /ð/), ansuz (/a(ː)/), raido (/r/), kaunan (/k/), gebo (/g/), wunjo (/w/), haglaz (/h/), naudiz (/n/), isaz (/i(ː)/), jeran (/j/), ihaz (/æː/(?)), pertho (/p/), algiz (/z/), sowilo (/s/), tiwaz (/t/), berkanan (/b/), ehwaz (/e(ː)/), mannaz (/m/), laguz (/l/), ingwaz (/ŋ/), othalan (/o(ː)/), y dagaz (/d/). A su lado se distingue el sonido asignado por la AFI.

No hay diferenciación entre las vocales largas y breves en las leyendas rúnicas preservadas, pese a que las lenguas de la época si hacían tal distinción. El futhark es hoy un alfabeto en desuso.

¿Por qué es importante?

Además de ser utilizado para la reproducción del protonórdico y el nórdico antiguo, el alfabeto rúnico es una huella real de la escritura e historia vikinga. La cultura proveniente de Escandinavia predominó entre los siglos VIII y XI.

Los vikingos se caracterizaron por el saqueo de aldeas y monasterios en búsqueda de riqueza. También por sus viajes por Europa y América del Norte, y su dedicación al comercio. Ellos extendieron el uso de las runas por el continente europeo y más allá. Entre las expresiones más importantes de las runas vikingas están las piedras de Jelling.

Las dos estelas rúnicas que se encuentran en Jelling, Dinamarca, fueron nombradas patrimonio mundial de la Unesco desde 1994. Una de ellas, ordenada por el rey Gorm el Viejo, hace la primera mención a Dinamarca, se considera el certificado de nacimiento del país nórdico.

Curiosidades del alfabeto rúnico

El logo de Bluetooth, sistema utilizado para la transmisión de voz y datos en redes inalámbricas, es la combinación de dos runas: hagal y berkana. Caracteres que integran el futhark joven y que son además las iniciales de Harald Blåtand o Harald “Bluetooth” Gormsson, rey de Dinamarca en la época vikinga. Bluetooth ordenó erigir la segunda de las piedras en Jelling, en la que se observa la imagen de crucifixión más antigua de Escandinavia. 

El alfabeto rúnico tuvo algunas reinterpretaciones de uso esotérico. Los nazis se sintieron atraídos poderosamente por la superstición rúnica, agregaron runas en sus insignias. La alegoría de las SS, Schutzstaffel, está compuesta por dos runas sigel. 

Ejemplos

¿Cómo citar este artículo?

Castro, Laura. (2021). Alfabeto rúnico. Recuperado el 8 de septiembre del 2021, de Faqs.Zone: https://faqs.zone/alfabeto-runico/

WhatsappTwitterFacebook
Temas relacionados
Petroglifos Jeroglíficos
Alfabeto latino Alfabeto cirílico
Alfabeto griego Alfabeto ruso
Alfabeto fenicio Escritura cuneiforme