Fénec

Nombre científico: Vulpes zerda
Fénec

El fénec es un animal mamífero que se conoce también como zorro fénec o zorro del desierto, y cuyo nombre científico es Fennecus Zerda. El vocablo fennecus es de procedencia árabe y significa zorro, y el calificativo Zerda deriva del griego y se refiere a lo seco de su hábitat. Sus características y demás rasgos resaltantes te lo presentamos a continuación.

¿Qué es un fénec?

El fénec es un simpático mamífero considerado el más pequeño de la familia de los cánidos. Es un bello animal, limpio, cordial y cariñoso que puede ser domesticado sin dificultad. A pesar de esto, no es recomendable la adopción de estas encantadoras criaturas.

La principal razón es que este animal muere rápidamente en un hábitat nuevo, diferente a su hogar. Si subsiste, es posible que su vida sea deplorable, así se le proporcione mucho cariño y cuidados.

Son muy pequeños, raramente superan los 40 centímetros de largo. Llama la atención sus grandes orejas en relación al tamaño de su cuerpo pero le son de gran utilidad.

¿Cuál es su taxonomía?

La nomeclatura científica válida para el fénec es la siguiente:

¿Cuáles son las características del fénec?

De las variedades de zorros, el fénec es el más chico, incluso de todos los cánidos. Está adaptado a la vida del desierto. Su pelaje y función renal se adecuan a estas circunstancias de elevadas temperaturas y escasez de agua. Su cuerpo está revestido de un pelaje suave de color beige que le permite su camuflaje en los arenales del desierto.

Sus pies lo recubren largos pelos que le facilitan un avance cómodo por la arena caliente, evitando que se queme. Es poseedor de una larga y lanuda cola, de 18 a 30 cm de largo, que le posibilita abrigase cuando duerme. Tiene un hocico puntiagudo. Los sujetos adultos miden cerca de 20 cm de altura y de 24 a 41 cm de longitud.

El peso de estos animales varía de 0.68 a 1.59 kg. La característica que más llama la atención del fénec, como ya se dijo, es el tamaño de sus orejas. Son exuberantes confrontadas con el resto de su anatomía.

Les ayuda a encauzar los sonidos con gran destreza ya que a las orejas las recorre una multitud de vasos sanguíneos, casi a flor de piel. Las usan para comunicarse, cazar y dispersar el calor de su cuerpo.

Efectivamente, el oído de estos animalitos es muy agudo. Pueden captar los desplazamientos que hacen en la arena los insectos y langostas. Esta particularidad, aunado a sus pabellones auriculares, les ayuda a mantenerse frescos a pesar del elevado clima.

¿Cómo es su comportamiento?

El fénec no es un animal agresivo, por el contrario es muy sociable, vive en grupos pequeños que lo componen unos 10 a 15 especímenes. Es de vida nocturna, la mayor parte del día lo pasa en las madrigueras cavadas en la arena. Elabora cuevas profundas que le permiten preservarse del calor diurno y de sus depredadores.

De igual manera las construyen en su búsqueda de presas para alimentarse. Las mismas cuentan con cantidad de bifurcaciones. Muchas de las cuales llegan a comunicarse con guaridas de otros grupos cercanos de fénecs.

Gozan de la habilidad de saltar hasta 60 cm de altura y 120 cm de longitud. Esto les facilita cazar y poder evadirse de sus enemigos. En el día retorna a su madriguera, que tiene unos 10 m de profundidad y un área de 120 m². Allí pasa las cálidas horas del día, preservándose del calor. La hembra comparte madriguera con sus crías, en tanto que los machos son de tendencia ermitaña.

A nivel oficial, el fénec es un animal considerado una especie extraña por lo que es ilegal poseerlos como mascota en muchos países, especialmente en sus zonas de distribución.

Este animal forma pareja y permanece por siempre al lado de sus crías. Ciertos descendientes de camadas anteriores pueden permanecer en familia y continuar en ella, aun si han nacido otras crías. Los machos son imperiosos y rivalizan en períodos de reproducción.

¿Qué come?

Como todo zorro, el fénec es un animal omnívoro y sagaz. Acostumbra alimentarse de lo que descubre y puede cazar momentáneamente. La acería la logra con éxito, gracias a su gran sentido del oído.

Entre sus alimentos incluye el consumo de pequeños animales tales como conejos, aves, lagartijas y huevos. También insectos como las cigarras y langostas, entre otras presas preferidas para alimentarse que atrapan bajo la tierra. Justamente ahí, en el subsuelo, transcurre parte de su tiempo protegiéndose de lo fuerte de la intemperie.

De la misma manera completa su alimentación con hojas, raíces y ciertas frutas. De estos comestibles obtiene parte de la hidratación que requiere. Es por ello que puede resistir lapsos indefinidos de tiempo sin consumir agua.

Conjuntamente tiene un régimen estomacal que le facilita retener los líquidos. Pero, si tropieza con un oasis no desperdicia el momento de saciarse con el vital líquido.

¿Cuál es el hábitat del fénec?

Este cánido es de zonas áridas, habita en el desierto del Sahara y Arabia. Es una especie completamente adaptada al estilo de vida de sus hábitats: los desiertos de arena y los semi desiertos. Ambientes que son estériles por ende, de escasa vegetación. Igual se le ha localizado en algunas dunas de arena cercanas a la costa del Atlántico.

La adaptación y amoldamiento a su medio se observa en las cualidades de su organismo, en su estipendio y su conducta. Es de los animales capacitados para resistir en el desierto, uno de los hábitats más inclementes de la tierra.

Cabe destacar, que los fénecs han desarrollado diferentes estrategias y múltiples adaptaciones evolutivas que le permiten vivir sosegadamente en el rigor climático del Sahara. Poseen una gruesa y clara pelambre que les permite reflejar parte de la radiación solar.

Del mismo modo, los protege de los profundos declives de temperatura que suceden en el desierto. El pelaje es principalmente denso bajo las patas, para no quemarse con lo caliente del suelo.

Por otro lado, construyen sus madrigueras debajo de la arena, muchas veces bajo el abrigo de cerros o cercanas a los matorrales. El terrible clima los hace tener hábitos nocturnos, así que es de noche cuando más actividades desarrollan.

Distribución

Este tipo de zorro se extiende por todo el norte africano y llega hasta Asia. Específicamente su nivel geográfico comprende el norte de África cruzando Egipto, Libia, Chad, Marruecos, Túnez, Mauritania, Sudán, Malí, Níger y Argelia. Es común desde la ribera Atlántica de Marruecos hasta el istmo del Sinaí.

No obstante, hay mayor población de estos animales en el desierto del Sáhara, esencialmente en las franjas que conciernen a Argelia. La región hacia el sur en la que salen zorros del desierto es la frontera norte de Níger. Por su distribución se evidencia que es una especie endémica de zonas secas y áridas.

¿Cómo se reproduce?

Los fénecs son animales que se aparean de por vida y protegen su propio espacio, son territoriales. El apareamiento ocurre una vez al año entre los meses de enero y febrero. La madurez sexual es a partir de los 9 meses de edad aproximadamente.

Los fénecs son especies monógamas, por tanto se aparean con un solo individuo. Esta pareja la conservará de por vida. Una vez que adquieren la madurez adoptan una conducta que los conduce a establecer contacto con miembros del otro sexo para emparejarse.

El período de gestación dura de unos 49 a 52 días. El parto puede durar cerca de unas dos horas, ocurre entre los meses de marzo y abril obedeciendo a la temperatura ambiental.

Al nacer los cachorros son de ojos cerrados y orejas encogidas. Transcurridos los 10 días es cuando sus ojos se abren. Las crías son alimentadas por la madre con su leche durante unos 70 días. Los alimentos sólidos los comienzan a consumir pasados dos meses. El macho, a veces coopera con su pareja en el periodo de preñez y lactancia.

¿Cómo respira el fénec?

Como todo animal mamífero, el zorro del desierto posee un sistema respiratorio. Consta de dos pulmones encargados de realizar la respiración. Estos se encuentran libres en la cavidad pleural y están ramificados en bronquios, bronquiolos y alveolos pulmonares.

¿Está en peligro de extinción?

El estado de conservación del fénec no es alarmante. Una de las razones es que no es causante de ningún daño a los intereses del hombre. Sin embargo es una especie continuamente perseguida y cazada por su piel siendo su principal amenaza esta persecución de los seres humanos.

Otras causas que constituyen formas de amenazas para dichos zorrillos son las actividades turísticas que se desarrollan en las zonas donde viven. Igualmente, el comercio de que es objeto como mascota exótica y la pérdida progresiva de su ambiente.

En muchos países, se halla legalmente protegido y vive en ciertas áreas garantizadas. Actualmente, no hay evaluaciones precisas sobre el tamaño de su población. Se clasifica como especie de preocupación menor en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

¿Cómo citar este artículo?

Castro, Laura. (2021). Fénec. Recuperado el 26 de abril del 2023, de Faqs.Zone: https://faqs.zone/fenec/

WhatsappTwitterFacebook
  • Escrito por: Laura Castro
  • Categoría: Biología