Aceite de sésamo

Muy utilizado para cocinar en el Sureste Asiático
Aceite de sésamo

El aceite de sésamo, también conocido como aceite de ajonjolí, es un producto muy consumido en la actualidad debido a sus variadas propiedades. Es valorado en el campo de la gastronomía, la cosmética y la medicina popular. Desde hace siglos ha sido utilizado por la cultura asiática. De hecho, en la cocina China es el ingrediente más destacado. Conoce aquí las particularidades que lo distinguen y lo hacen tan apetecible.

¿Qué es el aceite de sésamo?

El aceite de sésamo es un aceite vegetal extraído de las semillas del sésamo, planta denominada científicamente Sesamun Indicun, y que pertenece a la familia Pedaliaceae. Son crujientes pepitas de color marrón ocre aprovechadas desde los tiempos de los egipcios, quienes la convertían en aceite para fines medicinales.

Hoy en día es una de las alternativas más saludables para el organismo, razón por la cual es seleccionado por mayor número de personas en todo el mundo.

¿Cuáles son sus características?

Es un aceite de textura muy suave, con un exclusivo, intenso y atrayente sabor que evoca a las semillas de sésamo y a la nuez. Su aroma también es muy característico, al igual que su tonalidad. Tiene un color oscuro que depende del tostado y de la madurez de la semilla. Es de rápida absorción, ya que sus moléculas son bastante pequeñas.

¿Cuáles son las propiedades del aceite de sésamo?

El aceite de sésamo es excelente por sus propiedades. Posee grasas esenciales como el omega 3, omega 6 y omega 9, que son monoinsaturadas, poliinsaturadas y antioxidantes. Además, contiene fosfolípidos y lecitina, requeridos para la protección de las células y la capacidad de memoria. 

Como si fuera poco, es rico en vitamina E, antioxidante necesario para prevenir daños cerebrales. Y sus dosis de vitaminas (A, D, C, B), minerales (cobre, zinc, hierro, magnesio, yodo, boro, sodio, níquel y bioactivos) mejoran el funcionamiento del organismo, y reducen el agotamiento físico y mental.

Quienes hablan de sus propiedades, recuerdan que el aceite de sésamo aporta sesamina y sesamolina, sustancias que disminuyen el colesterol, así como un significativo grupo de compuestos que le adjudican importantes propiedades hipocolestemiantes, antioxidantes, antiinflamatorias, analgésicas e hidratantes, entre otras.

¿Cuál es su origen?

Proviene de la planta de sésamo, considerada una de las más antiguas, oriunda de África y de la India. Es cultivada principalmente en Oriente Medio, cerca de los ríos, alcanzando una altura de 1,50 m.

El aceite en sí se originó en Asia, y posteriormente los esclavos lo trasladaron a América. Co el paso de los años fueron surgiendo distintos tipos de semillas de sésamo: negras, blancas, marrón… que permitieron incrementar la producción del líquido, con diversas características, en distintas partes del mundo.

¿Cómo se hace el aceite de sésamo?

Existen varias formas para hacerlo, mecánicas o manual. De forma manual se siguen los siguientes pasos:

Ahora bien, para extraer el aceite de forma mecánica se someten las semillas al prensado en frio para ser trituradas y liberen el aceite. Otro método es utilizando agua caliente de flotación. Algunos productores utilizan las semillas frescas, otros las prefieren maduras. En este caso requiere un trabajo previo manual lo que incrementa el costo de la elaboración del producto y disminuye la producción en relación a otros aceites vegetales. Aun así, es fácil encontrarlo en las tiendas especializadas en el ramo.

¿Para qué sirve?

El aceite de sésamo tiene variedad de usos obteniéndose resultados satisfactorios, razón por la que ha sumado numerosos adeptos. Destacan los siguientes:

Uso cosmetológico

El campo de la belleza tiene un importante aliado en el aceite de sésamo, principalmente para el cuidado de toda la piel. Los beneficios que le concede son múltiples porque le aporta vitamina E, antioxidante que la revitaliza, nutre, suaviza, incrementa la elasticidad y subsana daños ocasionados por el sol.

La resequedad desaparece al poco tiempo de empezar a aplicarlo. Igualmente, mejora el aspecto de las estrías, disminuye las manchas faciales, atenúa las marcas causadas por el acné, funciona como exfoliante obteniéndose una adecuada limpieza de cutis y es excelente como desmaquillante. Si no tienes protector solar el aceite de sésamo te ayuda ante radiaciones no muy fuertes.

Para el cabello es favorable porque lo hidrata, lo oscurece o le da durabilidad al tono que tenga, retardando la aparición de las canas. Impide la caída y protege al cuero cabelludo de bacterias o entes nocivos. Además, el aceite de sésamo es la base de productos de belleza como cremas, champo, enjuagues, jabones, filtros solares o forma parte de su composición.

Uso gastronómico

Es un aceite saludable que armoniza muy bien con los platos que preparamos a diario. Les concede un toque especial, con un atrayente sabor y aroma. Es ideal para ensaladas, salteados de verduras o de carnes, guisos, sopas, y como base de salsas, arroces y pastas o fideos. También es usado para recetas dulces como pasteles y panes.

En países asiáticos es empleado habitualmente en todas sus elaboraciones culinarias, obteniendo un exótico sabor reconocido y apetecido en otros continentes. Por lo general se vierte una pequeña cantidad a la comida poco antes de servirla, ya que por su composición no puede someterse a elevadas temperaturas. No es apto para freír.

Uso medicinal

Es utilizado ampliamente en la llamada medicina popular por ser considerado un remedio natural, que actúa positivamente en la salud cardiovascular, cerebral y gástrica. Se emplea para dar masajes por su capacidad antiinflamatoria y para aliviar la tensión muscular. Y en la terapia ayurvédica, aplicada para bajar de peso, es valorado por su poder desintoxicante.

¿Cómo se toma? 

Se recomienda tomarlo crudo, agregándolo a los alimentos. Si es como medicamento, solo conviene ingerir dos cucharadas diarias, siempre que se cuente con la autorización del especialista. Según la dolencia a tratar, se puede aplicar para masajear.

¿Qué beneficios tiene el aceite de sésamo? 

Sus beneficios son abundantes, tal como se aprecia en el siguiente listado:

¿Qué contraindicaciones tiene?

El aceite de sésamo tiene algunas contraindicaciones necesarias de considerar. Quienes son intolerantes o alérgicos al sésamo están propensos a sufrir algún tipo de reacciones por ende deben estar muy pendientes al momento de consumirlo o aplicárselo. Igual precaución han de tener si son alérgicos a los frutos secos.

Si el aceite está quemado genera sustancias perjudiciales por tanto, no puede consumirse. Como cualquier otra grasa, no es recomendado un consumo excesivo de este aceite que, además tiene un alto nivel de omega 6.

Las mujeres en estado de gestación o amamantando también deben abstenerse de consumirlo sin consultar a su médico. Es pertinente consultarlo también si se está suministrando algún tratamiento anticongelante por padecimientos de varices o trombosis.

Asimismo, la combinación de aceite de sésamo con alimentos como remolacha y espinaca que tienen importantes contenidos de ácido oxálico, puede inducir la aparición de cálculos renales.

¿Engorda?

Usado moderadamente, no engorda. Al igual que las semillas, el aceite de sésamo es considerado un aliado para perder peso. Por su cantidad de calorías, es una alternativa saludable en comparación con otros productos. Por ello, constituye el aderezo ideal para menús dietéticos, solo basta agregarle una pequeña cucharada.

Por otro lado, con este aceite se realizan frotamientos en el cuerpo para incrementar la transpiración y eliminar toxinas. Este proceso realizado de manera frecuente facilita la reducción del peso corporal.

¿Cómo citar este artículo?

Castro, Laura. (2021). Aceite de sésamo. Recuperado el 1 de marzo del 2023, de Faqs.Zone: https://faqs.zone/aceite-de-sesamo/

WhatsappTwitterFacebook