Burro

Nombre científico: Equus asinus
Burro » Qué es, características, qué come, hábitat, comportamiento, razas

El burro es originario del norte de África y fue domesticado hace más de 6.000 años. Desde entonces se encuentra en casi todo el mundo, en diversidad de razas y colores. Cristóbal Colón lo llevó a América en siglo XV. Fue introducido a Europa hace aproximadamente 3.000 años, para realizar las labores agrícolas en sustitución del caballo. Esto se debió a su fortaleza física y habilidad para trepar terrenos montañosos y empedrados. Actualmente es tan útil en el campo, como en programas de recreación o recuperación física y mental para personas con alguna discapacidad. En algunos países se debate sobre su reconocimiento como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

¿Qué es el burro?

El burro es un mamífero, cuadrúpedo, de paso lento. Al igual que otros équidos, como el caballo y la cebra, posee una pezuña en lugar de dedos. Uno de sus principales rasgos es su capacidad para realizar trabajos arduos. Se le emplea como medio de transporte en lugares de difícil acceso, para arriar ganado y en la minería.

Tiene la piel cubierta de un pelaje espeso y corto, y en la cola sobresale un mechón. Su estatura es baja, en comparación con la de otros animales de su especie. Puede vivir en condiciones extremas, pues se adapta a temperaturas de hasta 50º, pero tiene serias dificultades para subsistir en climas fríos y le teme a la lluvia.

¿Cuál es su taxonomía?

Su nombre deriva de Equus Africanus Asinus, con el cual se denominan a los asnos salvajes de África y a los burros domésticos. En latín se le llama burricus, que significaba caballo pequeño. Su clasificación taxonómica es la siguiente:

¿Cuáles son las características del burro?

Su estatura es menor a la de un caballo, oscila entre 90 y 140 cm. Pesa entre 230 y 275 kilos. Vive entre 20 y 25 años, pero pueden llegar a los 40 años. Aunque hay burros de una extensa gama de colores, los más comunes son los grises, negros y blancos.

Es herbívoro y sabe seleccionar muy bien sus alimentos. Posee una memoria asombrosa que le permite recordar lugares transitados con anterioridad, convirtiéndose así en excelentes guías.

Se le considera un animal cauteloso, gracias a sus afinados sentidos del oído, olfato y vista. Tiene una constitución elíptica, capaz de transportar 75 kilos de carga y arrastrar más de 2.000 kilos.

¿Cómo es su comportamiento?

Es manso y obediente con sus amos, característica que le permite cumplir con su trabajo, por más fuerte y pesado que éste sea. Puede realizar extensas jornadas en condiciones adversas, debido a su resistencia física. Camina largos trechos sin mostrar signos de dolor ni cansancio.

Es muy sociable y convive en manadas o familias, pero requiere de espacio propio para realizar algunas actividades, como alimentarse.

No es agresivo, pero puede atacar con las patas traseras, delanteras o con mordiscos en caso de verse agredido o en peligro. Suele proteger al grupo que lidera, tanto a los machos como a las hembras que lo tiene como semental.

Su serenidad los ayuda a mantener el control, incluso pueden servir como elemento tranquilizador para los caballos, por lo que es frecuente que los introduzcan entre los grupos de equinos.

Peyorativamente se ha utilizado el calificativo de “burro” para referirse a personas tercas o poco inteligente. Contrariamente, este animal es muy listo, capaz de resolver cualquier dificultad que se le presente, porque sabe evaluar las situaciones. Para ello necesita tiempo, en ocasiones detenerse, observar y hasta darse la vuelta.

Es de gran ayuda para el humano, pues trabaja casi de manera espontánea si se le da instrucciones precisas. No sigue órdenes que puedan significar un peligro.

¿Qué come?

Sus alimentos preferidos son las hiervas, hojas, flores, hortalizas y fibra. Sabe seleccionar bien todo lo que ingiere. El agua que consume debe estar limpia, de lo contrario no la beberá.

Su aparato digestivo le permite digerir con facilidad una variedad de plantas y tallos de donde obtiene el líquido que necesita para mantenerse activo y fuerte, ya que puede estar hasta tres días sin tomar agua.

Puede consumir cada día cerca de 7.5 kilos de pasto fresco u otros productos naturales como alfalfa, arbustos y plantas, dependiendo de su desgaste físico.

Con sabiduría se resiste a una dieta con altos contenidos de azúcar y almidón, los cuales puedan causar graves daños a su salud, sobre todo si prevalece el sedentarismo porque son propensos a padecer de obesidad.

¿Cuál es su hábitat?

Tras su domesticación se pueden localizar en cualquier área del planeta donde exista una temperatura cálida o seca. También en zonas montañosas y pedregosas, así como en llanuras y desiertos.

Dependiendo de las condiciones climáticas, suele moverse a lugares donde pueda proveerse de alimentos y agua. En la actualidad se pueden encontrar en ambientes domésticos, por su gran utilidad como animales de compañía y virtudes terapéuticas, gracias a su cariño, fidelidad y sosiego.

¿Cuántas razas de burros existen?

Producto al uso que se le ha dado al burro y a los diferentes cruces que se han producido, con el pasar del tiempo han surgido una variedad de razas.

Se estima que haya más de 35 en todo el mundo, entre las más conocidas destacan: Abisinio, Bourbonnais, Cotentin, Andaluz, Normando, Mallorquín, Asno de las Encartaciones, Poitou, Corso, Miranda, Gran burro negro de Berry, Norteamericanos, Provenza, Pirineos, Asno Zamorano-Leonés, Mamut Americano y Asinara.

A manera de ejemplo, sólo en España hay seis razas y en Francia otras siete.

¿Cómo se reproduce el burro?

Desde los dos años de edad puede comenzar su vida sexual, pero los que viven en manada generalmente la retardan dos años. Las hembras pueden llegar a tener 10 crías en dos décadas, aproximadamente.

Rara vez tienen partos múltiples y en caso de que ocurra por lo general uno de los dos muere al nacer. Cada embarazo tiene una duración de un año y a veces hasta 13 meses.

El lapso de amamantamiento se extiende por seis meses, pasado este tiempo estaría en condiciones de volver a reproducirse.

Los machos están activos durante toda su vida, pueden aparearse en cualquier época del año, incluso con otras especies como la yegua, lo que daría origen a un híbrido como la mula o el mulo que son estériles. El cruce de burra con caballo es menos común, cuya descendencia se denomina burdégano.

¿Está en peligro de extinción?

El asno salvaje, o las especies africana y asiática está en peligro de extinción, según la lista roja publicada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (Uicn). En consecuencia, el burro por ser su descendiente, también corre un riesgo similar.

Son variadas las razones expuestas sobre la amenaza que cierne sobre estas especies. Una de ellas es la sequía causada por el cambio climático y su efecto en la disminución de reservorios de agua. Pero también inciden los incendios forestales, la caza indiscriminada con fines alimentarios o medicinales, el crecimiento de las ciudades, el cruce con otros animales, y la dificultad para conseguir alimentos en los lugares menos recónditos. 

La tendencia de crecimiento actual de esta población es decreciente, se estima que sobrevive apenas un 1% de asnos salvajes africanos y 1.000 asiáticos. Mientras continúan las investigaciones y se destinan recursos para frenar su desaparición definitiva, especialmente en Etiopía, Somalía y Eritream donde aún hay pequeñas manadas; las autoridades las protegen y han establecido sanciones contra los cazadores ilegales.

También otros países se han sumado a los planes de conservación del asno salvaje asiático, que actualmente se observan básicamente en Irán e Israel. Sin embargo, la situación es más preocupante para la conservación del africano. Se requieren campañas de concientización y educación mucho más efectivas, así como una legislación que garantice la preservación de estas especies en peligro de extinción.

Por su inminente riesgo, el burro está bajo la tutela de la Unión Europea, al igual que otros animales que están en condiciones similares. Aunque en algunos países no existe gran preocupación por esta causa, en España hay investigaciones que arrojan una disminución sostenida y de manera significativa de esta población.

Curiosidades del burro

A manera de alerta, el burro emite un fuerte sonido denominado rebuzno que, aunque desagrada a muchos seres humanos, les permite defender al rebaño de sus depredadores más feroces y rápidos. Por ello, es catalogado como un buen guardián y un excelente arriero.

Ese singular sonido también le sirve para delimitar el terreno a la hora de aparearse, y para comunicarse a larga distancia con otros de su especie. Al rebuznar mueve sus orejas en diferentes direcciones para escuchar mejor, y para regular el calor del cuerpo cuando es necesario.

El burro siempre ha sido un referente en la historia de la humanidad. Lo vemos representado en una de las figuras principales del Pesebre, y en el clásico de la literatura Don Quijote de la Mancha de Miguel De Cervantes, como el inseparable amigo de Sancho Panza.

En la historia reciente es utilizado en prácticas muy distintas a las habituales. Cada vez es más común en el senderismo, la producción de leche de burra, la asinoterapia y como atractivo turístico.

¿Cómo citar este artículo?

Madrid, José. (2021). Burro. Recuperado el 8 de septiembre del 2021, de Faqs.Zone: https://faqs.zone/burro/

WhatsappTwitterFacebook
  • Escrito por: José Madrid
  • Categoría: Biología
Temas relacionados
Pato doméstico Perro
Cerdo Cabra
Cuy Oveja
Vaca Gato