Frutos secos

Las nueces y las almendras son ejemplos de frutos secos
Frutos secos

Se denomina frutos secos a aquellos productos que tienen en su composición natural un contenido de agua menor del 50%. Existe una gran variedad y se les tiende a confundir con las frutas secas, pero éstas no son secas naturalmente, sino que se someten a un proceso de secado o deshidratación. Este proceso marca la diferencia entre ambos comestibles. Las frutas proclives a ser secadas son la piña, el mango, las uvas pasas, la papaya, los dátiles, el coco…

¿Qué son los frutos secos?

Los frutos secos provienen de árboles frutales y, generalmente, los cubre una concha relativamente dura. La porción utilizable o comestible es la semilla. Aporta grasas saludables y vitaminas, en especial las del grupo B, por lo que se recomienda su inclusión en la dieta habitual.

¿Cuáles son sus características?

Los frutos secos presentan características distintivas entre sí. Se pueden encontrar algunos más pulposos y otros de mayor dureza. Igualmente, los hay con mayor o menor cantidad de grasa vegetal. Pero sin duda, tienen una peculiaridad que es común en todos ellos, y es la envoltura que los recubre en su estado natural. Se trata de una cáscara, que puede ser relativamente dura y sólida.

¿Cuáles son las propiedades de los frutos secos?

Las propiedades más significativas o destacables de los frutos secos son:

¿Cuál es su origen?

Su inicio hay que buscarlo en los comienzos de la agricultura. Hay asomos de la recolección de frutos secos, en la recolección en las primeras poblaciones humanas, hace más de 780.000 años. Se sabe del comienzo de su explotación desde los primeros cultivos fértiles, en las primitivas labranzas del año 3.000 a.C.

Significa que desde hace siglos los seres humanos se han sustentado con estos frutos debido a que los mismos son un aporte de nutrimentos necesarios en la vida. En ellos se encuentran proteínas, minerales, calorías y la fuente energética necesaria para su manutención.

¿Qué tipos de frutos secos existen?

Existe un gran número de frutos secos, entre los que destacan:

¿Para qué sirven?

Estos frutos son primordialmente de uso alimenticio. Se consumen corrientemente crudos, tostados o fritos. Aparte de su uso en la gastronomía, se emplean en la medicina y la salud. Actualmente son de consumo masivo, incrementándose su cultivo. Esto debido a sus poderes nutricionales y a estudios realizados con resultados favorecedores a la salud.

¿Qué beneficios tienen?

Dentro de sus grandes privilegios se cuentan:

¿Qué contraindicaciones tienen?

Son pocas las contraindicaciones adjudicadas a los frutos secos. No obstante en ciertos individuos pueden causar alergias alimenticias graves. Por ese motivo se deben consumir con precaución, sino se conoce su efecto sobre el organismo o, verificarlo con un profesional de la salud antes de consumirlos.

De la misma manera, se deben observar ciertas prevenciones como:

¿Engordan?

Con base en revisiones y análisis de ensayos clínicos se reconoce que consumir frutos secos no aumenta de peso. Mucha gente se pregunta ¿Por qué no engordan, si son tan calóricos? La respuesta es que su capacidad de saciar el hambre evita consumir mucha comida.

Asimismo, son frutos calóricos, pero una pequeña porción de almendras es suficiente para contribuir con un buen aporte de energía. Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética y de Estudios de la Obesidad opinan que estos frutos en una dieta habitual no se relacionan con aumento del peso corporal.

¿Cuáles son los mejores frutos secos para adelgazar?

Si deseamos adelgazar, los frutos secos que más nos ayudarán son:

¿Cuántos frutos secos se deben comer al día?

El empleo de frutos secos es bastante provechoso para la salud, en adultos como en niños mayores a 2 años de edad. Su consumo habitual puede ayudar a desarrollar y conservar el cuerpo saludable y en buen funcionamiento.

No obstante, hay que tener cuidado, ya que una abundancia de estos fruto, muchas veces deriva en una situación adversa. El consumirlos en exceso, puede conllevar a un fracaso en los intentos para adelgazar.

Es por esto, que el total de frutos secos que se puede comer depende, en general, de las necesidades calóricas, por ende debe adaptarse a estas. Si no se está en una dieta para perder peso, sino en cuidar de la alimentación y conservar un peso saludable, lo recomendado son unos 15 a 30 gramos diarios.

Otra forma de examinar o saber cuánto se debe comer al día, es tomando en cuenta las unidades que se consumen. Lo adecuado o habitual es comer entre 4 y 10 unidades al día. Esto obedecerá a la variedad del fruto seco.

Se pueden ingerir hasta 10 unidades diarias de frutos como los anacardos, las almendras y las avellanas. En el caso de la nuez, el número propuesto se reduciría a 4 o 5 unidades.

¿Cómo citar este artículo?

Castro, Laura. (2021). Frutos secos. Recuperado el 8 de septiembre del 2021, de Faqs.Zone: https://faqs.zone/frutos-secos/

WhatsappTwitterFacebook
Temas relacionados
Pistachos Anacardos
Almendras Avellanas
Piñones Castañas
Cacahuetes Nueces