Nutrientes

Las legumbres y las verduras son ricas en nutrientes
Nutrientes » Qué son, características, tipos, ejemplos, alimentos, beneficios

Los alimentos que consumimos diariamente nos aportan una serie de compuestos químicos que intervienen en las reacciones metabólicas necesarias para el adecuado funcionamiento del organismo. Se llaman nutrientes y, esencialmente, mantienen vivas a las células.

¿Qué son?

Los nutrientes son sustancias químicas que se forman por moléculas bien unidas unas a otras. Se encuentran en los alimentos y son fundamentales para el desarrollo del cuerpo. Las enzimas contenidas en el aparato digestivo separan las uniones y los alimentos se dividen en moléculas minúsculas que son llevadas por el torrente sanguíneo a cada célula cargándolas de energía.

Allí se unen nuevamente de forma diferente, almacenando en las conexiones la energía que el organismo usará cada vez que lo requiera. Las necesidades nutricionales cambian de acuerdo con las etapas evolutivas y las condiciones del cuerpo. Entre los principales nutrientes destacan los lípidos, glúcidos y proteínas.

¿Cuáles son las características de los nutrientes?

Garantizan el adecuado desarrollo de las funciones del organismo. Cada uno es diferente, ostentando rasgos y funciones específicas:

¿Cuáles son sus propiedades?

Todos son de vital importancia para el organismo. Los micronutrientes se necesitan para regenerar tejidos, cicatrizar, formar glóbulos rojos e inmunizar. En tanto, los macronutrientes son requeridos para ofrecer energía de uso rápido y de uso lento; transportar sustancia a través de la sangre; formar nuevas células, enzimas y proteínas. 

Contienen vitaminas: A, B1, B2, B6, B12, C, D, E, K, ácido fólico, niacina, pantoténico y biotina. Ofrecen minerales como calcio, fósforo, potasio, sodio, cloro, magnesio, hierro, zinc, cobre, yodo, cromo, flúor, selenio, manganeso y molibdeno. Cada uno cumple una función concreta.

¿Para qué sirven?

Participan en el metabolismo, siendo ésta es su “misión” de mayor trascendencia. Primero son ingeridos en las comidas, luego se digieren en el estómago y después absorbidos en el intestino. De ahí van a la sangre y se reparten en los distintos tejidos. En estos sufren transformaciones químicas, denominadas metabolismo. De forma general cumplen las siguientes funciones:

¿Qué tipos de nutrientes existen?

De acuerdo con su importancia:

Según la cantidad requerida por el cuerpo:

Por su función en el organismo.

¿Qué beneficios tienen?

Los beneficios se pueden sintetizar afirmando que hacen posible la vida y su mantenimiento. Permiten promover un estado óptimo de salud física y mental en el ser humano. Indudablemente, se encargan de prevenir las patologías y de la promoción del bienestar.

Muchos son llamados funcionales, porque poseen demostradas propiedades benéficas para cubrir las necesidades del organismo en cuanto a la cantidad de macros y micronutrientes.

La edad, el estado de salud, el peso son factores que determinan cuales son los requerimientos nutricionales. Asimismo, ellos cumplirán su función siempre y cuando se tenga una dieta saludable, acompañada de buenos hábitos, como descanso y ejercicio

¿Qué nutrientes necesita el cuerpo humano?

Necesita de todos los tipos. Algunos se requieren en mayor cantidad. Otros son más importantes para realizar las funciones corporales. Debe tenerse en cuenta que no existe ningún producto alimenticio que los posea todos. Por esta razón es necesario tener una dieta variada y balanceada.

Las proteínas están en el pescado, pollo, carne roja, huevos, leche, legumbres como garbanzo, lentejas, frijol, arveja, arroz integral. Los carbohidratos se hallan en el arroz, pastas, pan, cereales. Los lípidos, se sugieren los de origen vegetal como aceite de oliva, soja, girasol, maíz, margarina vegetal, almendras, nueces, avellana, coco, aguacate.

Las vitaminas y minerales, ambos se consiguen en víveres integrales, de origen animal, en los cereales y vegetales. Las vitaminas son: A, B1, B2, B6, B12, C, D, E, K, ácido fólico, niacina, pantoténico y biotina. Minerales: Calcio, fósforo, potasio, sodio, cloro, magnesio, son macrominerales. Hierro, zinc, cobre, yodo, cromo, flúor, selenio, manganeso y molibdeno son microminerales.

La mayor concentración de minerales esta en los productos integrales. Las fibras, son frecuentes en verduras, legumbres, cereales y en frutas con cáscara o piel como naranja, mango, ciruela, pera, manzana. Las grasas saturadas, son de origen animal, como embutidos, panceta, tocino, queso curado.

La FAO contempla a las proteínas, grasas, minerales como el calcio y el hierro; vitaminas A y C, riboflavina, folato, tiamina y la niacina, como los nutrientes ideales. Todos se encuentran en la tabla de composición nutricional elemental para las personas

¿Qué alimentos nos aportan nutrientes?

Todos los alimentos los aportan en diferentes proporciones, algunos son muy ricos en nutrientes, y deben ser los principales. Saber cuáles son permite diseñar una dieta balanceada acorde a los requerimientos particulares. Algunos son:

¿Qué diferencias hay entre nutriente y alimento?

Un nutriente es todo compuesto químico que el organismo vivo requiere para el metabolismo. Un alimento es cualquier sustancia que el ser vivo ingiera para nutrirse.

Los nutrientes componen a los alimentos; permiten que los órganos se formen, desarrollen y subsistan adecuadamente. Además, les provee la energía para ejecutar sus actividades.

Los alimentos, poseen nutrientes importantes para el metabolismo; son primordiales durante toda la existencia del organismo, desde el nacimiento hasta la muerte. Lo mantienen siempre abastecido.

Los nutrientes no se ingieren directamente, los alimentos sí. Significa que los necesarios, para el buen funcionamiento del cuerpo, los obtenemos a través de lo que ingerimos.

¿Qué contraindicaciones tienen?

Todo lo que consumamos en abundancia trae consigo riesgos. Es por ello que investigaciones realizadas certifican que los nutrientes en cantidades grandes pueden derivar en problemas.

Empecemos por las vitaminas o complementos vitamínicos que suelen comprarse para cualquier manifestación de cansancio o simplemente porque se cree que deben tomarse regularmente por prevención. Las mismas tienen que recibirse a través de las comidas. No se precisa acudir a ellas salvo en casos especiales, como presencia de desnutrición.

En el caso de las proteínas, se considera que su abundante ingesta puede generar patologías renales, hepáticas, óseas y cardíacas. Sin embargo, están de boga en las dietas para formar masa muscular, sentir saciedad y quemar grasa. Igual los suplementos proteicos para aumentar la testosterona, pero, pueden ocasionar impotencia, retención de líquidos, acné, caída del cabello.

Respecto a los carbohidratos, si se consumen muchos causan malestar físico reflejado en cansancio, cambios de humor, imposibilidad de perder peso. Estos efectos ocurren porque se transforman en azúcar introduciéndose en los músculos, hígado, otros órganos y, se produce más insulina.

Igualmente ocurre con las grasas saturadas, las cuales son negativas para la salud. El exceso puede elevar el colesterol, por lo que hay mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y cerebrovasculares.

En general los nutrientes pueden ser perjudiciales produciendo obesidad, enfermedades hepáticas, renales, coronarias, hipertensión, arteriosclerosis, ciertos tipos de cáncer, osteoporosis, caries, diabetes mellitus, entre otras.

¿Cómo citar este artículo?

Del Valle, Numiralda. (2021). Nutrientes. Recuperado el 8 de septiembre del 2021, de Faqs.Zone: https://faqs.zone/nutrientes/

WhatsappTwitterFacebook
Temas relacionados
Glúcidos Lípidos
Micronutrientes Macronutrientes
Oligoelementos Proteínas
Vitaminas