Guisantes

También conocidos como arvejas o chícharos
Guisantes » Qué son, características, tipos, beneficios, cultivo ¿Engordan?

Los guisantes son semillas comestibles de color verde. Ellas vienen contenidas en vainas que produce la planta trepadora leguminosa conocida científicamente como Pisum Sativum. Estas semillas son legumbres, tal como lo son los garbanzos, lentejas o soja, contrario a la creencia que tienen muchos de que son verduras.

¿Qué son?

Los guisantes son los frutos de una planta herbácea anual, muy cultivada por sus granos que se consumen verdes, por ende son semillas inmaduras. En este estado, las semillas son dulces, tiernas, agradables al gusto. Es un alimento altamente energético, con un bajo compendio vitamínico. Recibe otros nombres como arvejas o chícharos.

El comercio fresco de estos frutos es débil, posiblemente por lo incomodo del desgrano de sus semillas. Sin embargo, su utilización va en incremento. Igualmente se está desarrollando su producción, actuando las fábricas como el más importante cliente de los productores.

¿Cuáles son las características de los guisantes?

Son pequeños y destacados por su forma redonda. Constan de un vivo color verde brillante y de un ligero sabor. Crece encerrado en una vaina de tono verde claro o un poco más oscuro, obedeciendo a la variedad.

Es una vaina casi aplastada, en la mayoría de los casos cilíndrica y de extremos agudos. Las mismas tienen al menos unos 8 o 10 cm de largo, son llanas y lustrosas. Contienen un número indefinido de semillas, entre 7 y 9. Su color es verde brillante y de apariencia variable, según la especie.

Se encuentran guisantes en forma de esfera u ovalados. Su tamaño aproximado es de 0,5 cm de diámetro y apenas alcanzan a pesar un par de gramos.

¿De dónde salen?

La planta de donde provienen los guisantes corresponde a la familia Leguminosae. Subfamilia de las Papilionoideas. Es una escaladora, que prospera en climas caldeados y húmedos. Pertenece al Oriente Medio y Asia Central, regiones donde se siembra hace miles de años.

Se han encontrado reseñas sobre esta labranza en el Neolítico, unos 7.000 a 6.000 años a.C. A lo largo de la historia han estado presentes en la alimentación de múltiples pueblos del mediterráneo. Hoy por hoy, está muy expandido por el planeta. Las naciones China, Francia y Rusia son los mayores productores de estas semillas.

Este arbusto trepador genera profusos tallos o bejucos, donde brotan las flores. De ellas surgen las vainas, conteniendo en su interior los guisantes. Estas típicas vainas los protegen hasta que maduran. En el mercado se pueden conseguir de variadas formas, frescos, en conserva, enlatados o congelados.

¿Qué tipos de guisantes hay?

Se encuentran numerosas variedades. Diferenciándose en color: Los hay verde suave, dorado o azulado y marrón. De acuerdo a la forma: Redondos o planos, Según la piel: Por fuera la pueden tener lisa o rugosa. Todos varían en sus tamaños. También hay otras clasificaciones de mayor reconocimiento:

¿Qué propiedades tienen los guisantes?

En comparación con otras legumbres, como las lentejas o garbanzos, aportan menos calorías. No obstante, son ricas en proteínas. Tan es así, que una cantidad media de ellas, posee igual proteína que un huevo entero; si bien de menos propiedades, son importantes en el progreso de los músculos.

Posee minerales como hierro, magnesio y fósforo, que colaboran con los requerimientos diarios del organismo. Su elevada conglomeración de carotenoides, principalmente luteína, actúa como antioxidante evitando la caducidad celular, resguardando el cuerpo de los radicales libres y la manifestación de ciertos tipos de cáncer.

Los carotenos, aumentan la eficiencia del sistema inmunitario y minimizan las posibilidades de ataques cardíacos. Son requeridos, además, para la formación de la vitamina A, necesaria para resguardar los ojos de enfermedades como la catarata y la pérdida muscular.

Constituyen una clase de legumbre verde de mucha contribución nutritiva y energética. Se supone un alimento fuertemente reconstituyente por la abundancia en proteínas, hidratos de carbono y minerales. Aparte, no posee colesterol y ostenta un bajo compendio de lípidos.

¿Cómo se cultivan?

El guisante se cultiva de invierno a primavera, dependiendo de la región. Se puede sembrar en otoño extendiendo su ciclo hasta la primavera. De igual modo, puede plantarse de enero a febrero, finalizando el ciclo a inicios del verano.

No demanda trabajos muy duros, empero sí que el terreno esté suelto, aireado y mullido. Debe, previo a la siembra, envolverse las semillas con una composición de insecticida y fungicida.

El sembrado es directo, con excavación de 4 a 5 cm, hecha de modo manual o con máquina, con una densidad de 100 a 200 kg por hectárea. Según la espesura de la semilla, porque si es pequeña se reduce la cantidad. La siembra a golpes o estacazos se puede realizar distanciando los golpes en las líneas de 30 a 40 cm.

Puede colocarse el cultivo en surcos o cuadros, método más efectivo en las diversidades de enrame, como tirabeque, porque provee la labor de en tutorado. Desde el nacimiento de las plantas hasta la floración, transcurren entre 90 y 140 días, dependiendo de la variedad.

¿Qué beneficios tienen?

Bien sea que los guisantes se consuman frescos o conservados, son una magnifica fuente de nutrientes. Su composición consta de casi el 80% de agua y la piel de la semilla es abundante en fibra, que ayuda a disminuir las elevaciones de colesterol y azúcar en la sangre.

Destacan en su composición la vitamina C y vitaminas del grupo B, resaltando su riqueza en ácido fólico. Este es esencial para las embarazadas, protege al bebé contra malformaciones y defectos del tubo neural.

Del mismo modo, este alimento aporta fibra, la que contribuye a regular el tráfico intestinal y batallar con molestias del estreñimiento. Es abundante en potasio, necesario para el funcionamiento del sistema nervioso. La cantidad de vitaminas que contiene los guisantes beneficia la producción de células sanguíneas.

¿Cómo se cocinan?

La ideal forma de consumir los guisantes es al vapor o hervidos. No es prudente cocinarlos más de diez minutos, ya que pierden mucho de sus vitaminas. El tiempo de cocción ideal es de dos a cinco minutos. Ya listos, se ponen a escurrir a temperatura ambiente o se refrescan velozmente con hielo o agua fría, con el fin de que no pierdan su fuerte color verde.

Son muy versátiles, por lo que se pueden emplear en montón de preparaciones de la cocina, como hervidos, cremas, guisados, salteados o como guarnición de arroces, carnes, ensaladas y pescados.

Si bien todo el año se pueden comer, ya sea congelados, enlatados o en deshidratación, su gustillo y color no se comparan con los frescos recién desenvainados que son muy agradables.

¿Engordan los guisantes?

Los guisantes contienen bastantes hidratos de carbono que suministran muchas calorías. Motivo por el cual, las personas declinan comer guisantes, creyendo que les van a engordar. La realidad es que todos los alimentos engordan si se ingiere en cantidades excesivas y frecuentes.

No obstante, ciertas comidas facilitan el sostenimiento del peso ideal y, uno de ellos, son los guisantes. Están indicados para dietas de disminución de peso, porque su consumo satisface por varias horas y ayuda a evitar la ansiedad.

Obviamente, si estas en régimen, debes recordar que comer entre comas es lo que más hace subir de peso. Hay que controlar estos episodios de hambre, en los cuales se acostumbra y recurre a comer alimentos poco indicados como los chocolates, embutidos, galletas, caramelos entre otros.

¿Qué contraindicaciones tienen?

Los guisantes poseen nutrientes efectivos para la salud humana, sin embargo, de la misma manera tiene anti nutrientes como ácido fítico. Se trata de un ácido capaz de reducir la penetración de minerales como zinc, magnesio, hierro o calcio en el cuerpo.

El contenido de ácido fítico puede producir carencias nutricionales importantes. Así como riesgo de padecer anemia. También el contenido de lectinas, en exceso, provoca gases e hinchazón.

Si se sufre de males como el síndrome del intestino irritable, diverticulitis u otros dolores gastro intestinales, no debe abusarse del consumo de guisantes. Además a quien sea alérgico a las legumbres, pueden provocarle reacciones como la mayoría de ellas. Recuerden que la mayor contraindicación de los guisantes es comerlos en exceso.

¿Cómo citar este artículo?

Ramos, Marlene. (2021). Guisantes. Recuperado el 8 de septiembre del 2021, de Faqs.Zone: https://faqs.zone/guisantes/

WhatsappTwitterFacebook
Temas relacionados
Lentejas Garbanzo
Habas Alfalfa
Ejote Legumbres
Frijol Lupino